El legado de los Incas

Han pasado algo más de 800 años que surgió la civilización Inca conformando un enorme territorio al que lo llamaron Tawantinsuyo, que comprendía desde Perú, Bolivia, Ecuador y sur de Colombia. Su organización social y económica era admirable, existía trabajo y bienestar para la gente, al punto que dentro de la expansión del imperio llevaron su modelo a diferentes tribus del altiplano con sus políticas sociales, productivas, de salud y económicas. Los incas no invadían pueblos, los convencían llevándoles sus avances a cambio de tributación, algo legitimó.

Pero una de las enseñanzas que aplicaban y exportaban eran los principios y valores con los que una sociedad debería vivir, como las leyes básicas para mantener el orden social, estas eran: no robar, no mentir y no ser ocioso. También el adulterio, la violación, y la embriaguez eran castigadas con severidad. Gracias a ese código les permitió siempre vivir en un orden y respeto social, hasta la llegada de los españoles.

Para ellos el Ayllu (familia) era la base de la sociedad, lo más importante. las tierras les eran dadas para la producción y una parte iba para el incario como tributo al Estado. Los jóvenes debían trabajar una parte a beneficio a del Estado. Como normas básicos en la educación estaban la de ser honesto, limpio, vivaz, digno, dadivoso y respetar la vida; ahora bien, los valores fundamentales de la vida eran el saber, el amor y el trabajo.

La gran mayoría de la población cumplía con los preceptos Incas, pero quienes violaban las leyes eran castigos con severidad, poniéndolos a trabajar en beneficio de la población, por lo tanto, el índice era ínfimo. También tenían normas muy efectivas pero censurables, pues a lo ladrones les cortaban las manos, a los violadores los mutilaban, y los delitos atroces se pagaban con la pena de muerte.

Fueron 14 los soberanos Incas desde Manco Capac- el primero- hasta Atahualpa – el último de ellos, quien fue secuestrado y asesinado por Francisco Pizarro en 1533, luego de haber pagado su rescate de 2 aposentos de plata y uno de oro.

Traigo este tema como nivel comparativo respecto al orden social y político de nuestros pueblos latinoamericanos en pleno siglo XXI, que históricamente provienen de culturas como la inca, la chibcha, la maya y azteca entre otras más, que en gran parte desaparecieron con la conquista y la posterior colonia.

Hoy, ocho siglos después con los avances tecnológicos y comunicativos, en vez de progresar política, cultural y socialmente, tenemos retroceso donde el delito. la corrupción, el crimen, la violación, la mentira y el engaño entre los defectos mas, impera en nuestros países, donde no se respeta la ley, a los niños se les educa en antivalores, a los jóvenes no se les da oportunidades y las constituciones de los países no sin respetadas, la justicia es permisiva y en muchos casos se vende. Presidentes de países como el nuestro que favorecen a los criminales, no respetan el orden institucional,despilfarran el sagrado recurso público y coartan el progreso.

Tendríamos mucho que aprender del legado inca y de las otras culturas ancestrales.

Diego Arango O… El Nuevo Siglo…febrero..2024

Notas y Noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *