Aegidinus elbae, es el nombre de la nueva especie de escarabajo descubierto en Colombia

Uno de sus diferenciales es la morfología de la genitalia del macho, la cual no presenta similitud con las otras especies de escarabajo previamente conocidas.

Aegidinus elbae, es el nombre científico de la nueva especie de escarabajo descubierta en el país, luego de tres años de investigación, por Jhon Cesar Neita del Instituto Alejandro Humboltd. Este insecto se caracteriza por tener una genitalia (genitales) única, la cual no se conoce en ninguna otra especie del mismo género.

Durante 10 años los investigadores del Instituto realizaron una expedición donde se recorrió gran parte del país recolectando muestras de la biodiversidad nacional). una expedición llego al Parque Nacional Natural Serranía de Chiribiquete, ubicado en la región amazónica, en los departamentos de Caquetá y Guaviare; con el objetivo de recolectar información sobre diferentes grupos biológicos distribuidos en la zona. Y fue allí, en el majestuoso Parque de Chiribiquete donde se encontró la nueva especie.

La expedición, se recogió diferentes especímenes que fueron trasladados a la Colección de Entomología del Instituto Humboldt, ubicada en Villa de Leyva; Boyacá. Estos ejemplares estuvieron reservados por varios años, hasta que con la llegada de nuevos investigadores y finalizada la pandemia, se inició un estudio filogenético de algunas de las muestras conservadas.

“Cuando llegué al Instituto Humboldt, hice una revisión del material que estaba conservado, separé el que podría ser nuevo para la ciencia e inicié el estudio de dicho material. Uno de los escarabajos que teníamos para analizar era del género Aegidinus, el cual también había sido recolectado en dicha expedición”, explica el ingeniero agroforestal, Jhon César Neita, Curador de la Colección de Entomología e Invertebrados del Instituto Humboldt.

El estudio contó con el apoyo de científicos internacionales, tardó más de tres años y finalmente, en junio, la especie fue oficialmente descrita como nueva para Colombia. Durante años se fueron estableciendo importantes diferencias, datos que los llevaron al descubrimiento de la nueva especie: 1- en su morfología externa se detectó que clípeo (estructura de la cabeza) es liso, mientras que en su especie hermana esta es rugosa. 2- En su morfología interna, se identificó que su genitalia no se parece a la de ningún otro individuo del género Aegidinus, pues su parómeros  (genitales) son más grandes y desarrollados.

Genital macho Aegidinus elbae, fotos Jhon César Neita

¿Y dónde se encontró la clave del descubrimiento?

El detalle de su genitalia fue la clave para este hallazgo, ya que, desde la biología de los insectos, existe la teoría de “llave de cerradura” (un concepto no generalizado), la cual explica que para cada órgano genital de un macho existe un órgano genital de una hembra, es decir, que encajan de manera perfecta. Lo que permite que exista un aislamiento reproductivo ¿Qué quiere decir? Qué existe un aislamiento reproductivo, o sea que no se reproduzcan entre las mismas especies. Teoría que se aplica entre los escarabajos y se convierte en un carácter determinante para identificar a las especies.

“Esta combinación de caracteres nos permitieron determinar que se trata de un linaje nuevo (nueva subtribu) dentro del grupo de los Orphinos, una tribu ampliamente distribuida y que tiene elementos autóctonos de América, aunque este género es diferente a los otros distribuidos en América”, cuenta el investigador.

Jhon César Neita, es oriundo de Quibdó, yu quien lleva siete años como investigador en el instituto, decidió “bautizar” la nueva especie, Aegidinus elbae como un homenaje a su mamá, quien se llamaba Elba Moreno de Neita: es decir, que el epíteto (elbae).

Si bien representan representan el grupo de organismos más grande de la naturaleza, su diversidad está por descubrirse. En Colombia, el conocimiento aún es incipiente, ya que existen muchas áreas en las que se deben documentar la biodiversidad, las cuales podrán albergar muchos taxones o grupo desconocidos por la ciencia

Lo que, si queda claro, es que en las zonas tropicales del mundo y del país se encuentra la mayor diversidad de estos insectos; los cuales son vitales en los ecosistemas, pues cumplen funciones como depredadores, fitófagos (se alimentan de materiales vegetales); también son presa de otros de otros organismos detritívoros (descomponedores), y sepultureros; actividades importantes para el equilibrio de los ecosistemas y la vida en la tierra.

.

Notas y Noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *