Volvo haciendo visible lo invisible de Los Montes de María

El documental es un llamado a la acción: el #RetoMontesdeMaría invita a los colombianos a conocer, comprar y probar los productos de esta región, para devolverle a esta comunidad, la dignidad que la guerra les quitó.

Cuando se habla de Volvo, se habla de carros, pero no de cualquier carro, se habla de un carro elegante, seguros y muy premium. Pero, ahora la marca de origen sueco le apuesta a la sostenibilidad. No solo desde su producto estrella los carros, los cuales a 2030 serán totalmente eléctricos. La sostenibilidad incluye la comunidad.

Desde que nació Volvo en 1927, la marca fue construida bajo tres pilares que han sido la hoja de ruta de la misma: seguridad, es tal vez el atributo que más se reconoce; sostenibilidad, marcando un camino decidido y coherente hacia ser una marca climáticamente neutra para el 2040, y el pilar más importante: poner a las personas en el centro.

Todo lo que hace Volvo, su tecnología, sus innovaciones, sus desarrollos, están pensados por y para el bienestar de las personas. “Somos una marca diferente, empezando por nuestro origen, es sueco. Y los suecos siempre piensan en las personas, como ayudarles, como conectar de una manera diferente con los colombianos”, comentaba, Angela Bolívar, Gerente de Mercadeo de Volvo Cars Colombia, en entrevista realizada por Caracol Sostenible.

Y la marca, en Colombia busca conectarse con la comunidad de una manera diferente. Para hacerlo se crea la plataforma “Hacer Visible lo Invisible”, como una forma acercarse a comunidades apartadas, muchas veces cercadas por la violencia, pero resilientes. Comunidades ricas en tradición, saberes, y fogones.

El proyecto social “Hacer Visible lo Invisible”, tiene como gran aliado a Harry Sasson, el conocido chef, quien por segunda vez se une a la marca sueca, que en Colombia es representada por Astara. El proyecto social que servirá de vehículo para posicionar los tres pilares esenciales de la marca sueca, la sostenibilidad, la seguridad y las personas.

En la primera entrega, se realizó en el departamento del Putumayo, lleno de riqueza natural, pero también lleno de conflictos sociales, económicos y territoriales. Con comunidades llenas de esperanza, que solo buscan apoyos para salir adelante. El Reto Palmitos contó la historia de la asociación Corpocampo y su trabajo en la sustitución de cultivos ilícitos por un cultivo de paz: Los palmitos del Putumayo, un producto delicioso y sostenible que engalana la cocina de muchos chefs, mientras llena de esperanza a esta población.

La plataforma “Hacer visible lo invisible”, a través de cortos documentales dan voz a comunidades de la Colombia profunda, para darle más eco a sus proyectos.

El segundo reto

En esta segunda parte, un corto documental de menos de 15 minutos, el pilar a resaltar fue el de PERSONAS, y es que al adentrarse en el bosque seco tropical de Los Montes de María, Volvo y Harry se encontraron con historias que se tejen en el trabajo comunitario y con personas que son puentes entre los campesinos y algunos restaurantes, demostrando que cuando nos unimos, cuando juntamos saberes y jalamos para el mismo lado, algo bueno puede convertirse en extraordinario. 

El corto documental #RetoMontesdeMaría busca promover los productos que nacen de manera natural en los patios de las casas de los campesinos de la región. Los Montes de María, se encuentran ubicados entre los departamentos de Sucre y Bolívar. Tierra de vocación y tradición agrícola y ganadera. Y como la mayoría de las tierras del país, son “ricas” en historias de luchas por las tierras, masacres, desplazamientos y abandono del Estado.

La plataforma Hacer Visible lo Invisible, busca darle visibilidad a esas comunidades que día a día entregan los productos que llegan a nuestra mesa, no conocemos sus necesidades. Volvo con el apoyo de Harry busca construir historia, con sus historias de cultura y ayudar a las comunidades.

El proyecto le dice adiós al monocultivo, privilegiando la diversidad sobre la cantidad y enseñando sobre los diferentes usos, sabores, texturas y maravillas que se encuentran en cada árbol, arbusto o fruta. Una agricultura responsable que reconoce un pago justo a los campesinos y que les devuelve la dignidad que la guerra les quitó.

¿Has probado el dulce de orejero o el frijol de cabecita negra? ¿Conoces el pipilongo, el achote, el chocolate de maíz y la harina de popocho? ¿Has tomado una refrescante agua de flor de jamaica? ¿Has utilizado la pasta de ajonjolí en tus preparaciones? Muchos de estos productos, deliciosos y llenos de propiedades nacen en nuestro país, pero muy pocos los conocemos. Por eso este proyecto busca presentarlos a comensales, restaurantes o interesados en la industria de la gastronomía, para asegurarle más ventas a los campesinos que los cultivan y los cosechan, garantizándoles así un futuro que les devuelva la dignidad que la guerra les quitó.

“Podríamos haber hecho un video manifiesto hablando de por qué las personas son importantes para Volvo, pero preferimos hacer algo tangible por una comunidad que está logrando cosas increíbles desde la Colombia más profunda y olvidada, dándole potencia y volumen a su mensaje para que reciban el apoyo que necesitan. Creemos que la mejor manera de hacer marca, es haciendo país”, resalta Angela Bolívar, Gerente de Mercadeo de Volvo Cars Colombia.

La meta de esta nueva propuesta es apoyar a 300 familias y 16 comunidades de Los Montes de María a que aumenten al mínimo 6 veces sus ventas.

¿Cómo podemos lograrlo?

1. Conoce, compra y prueba sus productos en La Tienda de la Empatía

2. Ayúdanos a difundir este mensaje para que muchos más los conozcan. Comparte este documental a quienes puedan ayudar y háblales de los productos de los Montes de María.

Notas y Noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *