Reciclar es bello

En el foro “Reciclar es Bello: ¿Qué hacemos con los residuos? Retos y acciones por un entorno más sostenible”, se reitero el llamado a realizar pequeñas- grandes acciones en el manejo de los residuos sólidos.

Con el foro “Reciclar es Bello: ¿Qué hacemos con los residuos? Retos y acciones por un entorno más sostenible”, la administración municipal de Bello y Bello Aseo, con apoyo de la Universidad San Buenaventura, reiteraron la necesidad de promover buenas prácticas en el manejo de residuos sólidos, a fin de aportar a la mitigación de la problemática que actualmente atraviesa el Relleno Sanitario La Pradera.

El pacto por la gestión integral de residuos es el primer paso para avanzar en un compromiso con la educación ambiental, la mejora en la recolección y disposición de basuras y la disminución de las basuras que se generan, como alternativa de mitigación a la problemática de La Pradera, a donde llega más del 80 %de los residuos sólidos del departamento.

Este pacto fue firmado por los alcaldes de Bello, Lorena González Ospina; y Barbosa, Juan David Rojas Agudelo; Manuela Vásquez Londoño, delegada de Girardota; y Óscar Daniel gallego Roldán, secretario de Agricultura, Desarrollo Rural y Medio ambiente de San Pedro de los Milagros, quienes se comprometieron a promover y respaldar iniciativas de reciclaje, fortalecer a las organizaciones de recicladoresy establecer rutas selectivas de recolección de residuos.

Según cálculos de la empresa Bello Aseo, esta ciudad dispone en La Pradera cerca de 335 toneladas diarias de residuos, lo que motiva una fuerte concientización de la disposición de estas basuras en cuanto a la separación, horarios y frecuencias de recolección.

Acciones

Por ello se adelantan acciones educativas por parte de la empresa y la Secretaría de Medio Ambiente, Vivienda y Desarrollo Rural, que en 2024 han llegado a 1.800 hogares, 2467 usuarios y 557 venteros y comerciantes, en 37 actividades y jornadas educativas y de sensibilización. Además, se han intervenido 9 puntos críticos de acumulación de basuras, de 20 que se tienen identificados en la ciudad.

Durante la firma del pacto, la alcaldesa Lorena González afirmó que “la situación que se vive en el Relleno Sanitario La Pradera y las posibles estrategias para contribuir con la mitigación de la problemática son responsabilidad de todos. El llamado a la ciudadanía y a los municipios que disponen en este relleno es a separar desde la fuente, a reciclar, a trabajar juntos por el cuidado del medio ambiente y evitar que allí lleguen residuos que no tendrían por qué terminar en este lugar”.

El foro “Reciclar es Bello: ¿Qué hacemos con los residuos? Retos y acciones por un entorno más sostenible” encaminó su discusión sobre las políticas y regulaciones existentes, cómo la comunidad puede hacer parte integral de la recolección y separación, así como las estrategias empresariales sostenibles y los desafíos globales que conlleva esta problemática.

El evento académico contó con la participación de importantes representantes de empresas relacionadas con el tema en la región como Gustavo Adolfo Castaño Galvis, Gerente de Empresas Varias de Medellín; Leidy Catalina Vélez Monsalve, docente del programa de Ingeniería Ambiental de la Universidad San Buenaventura; y Edisson Alberto Rojas Agudelo, abogado y asesor jurídico de Interaseo.

Conclusiones

  1. Se hace un llamado urgente a trabajar en el reciclaje con elementos que sean apropiados para la economía circular, que faciliten su uso constante y en repetidas oportunidades.
  2. Aprender a separar, pues es la base para evitar que muchos elementos que se puedan aprovechar con otros fines terminen finalmente en el relleno sanitario, y que tanto la comunidad como el sector privado fijen horarios para sacar los residuos solo los días y horarios en que haya recorridos de los vehículos recolectores.
  3. Recordar que la adecuada separación facilita el manejo y posterior utilización de los reciclables e incide en mayores índices de aprovechamiento. En este sentido, la educación a la comunidad es fundamental, con sencillas orientaciones:

Recipiente verde: Se utiliza para guardar, los residuos orgánicos provenientes de origen vegetal o animal susceptibles de degradarse biológicamente

En las bolsas de color negro, se depositan las basuras ordinarias como papel higiénico, pañitos húmedos, toallas higiénicas, papel aluminio, polvo de barrido y colillas de cigarrillo, entre otros.

Los residuos reciclables, aquellos que se pueden recuperar, transformar, reutilizar o reincorporar a la industria para la elaboración de nuevos productos o darles otro uso, en contenedores blancos.

Los desechos riesgosos para la salud humana y para el medio ambiente deben separarse en bolsa roja

Notas y Noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *