Celsia lector

La iniciativa es un espacio de conversación, donde los colaboradores de Celsia, comparten experiencias y exploran todo tipo de literatura

Celsia, la empresa naranja, se atreve a ser diferente. Diferente en sus propósitos, como fortalecer su capacidad para ser agentes de cambio para transformar el mundo, para innovar, para educar. Para sembrar cultura.

Una de esas maravillas, que Celsia fomenta como parte de la cultura es el club de lectura Celsia. La historia del club de lectura de Celsia empezó con “El olvido que seremos”, de Héctor Abad Faciolince. En aquel momento varios de quienes se aventuraron a hacer parte de este grupo expresaron que leían poco o nada, pero querían saber cómo era hablar de libros y escuchar a los demás. Poco a poco se fue creando un proceso lector que hoy, dos años después, es sólido, vital y cercano.

La iniciativa es un espacio de conversación, donde los colaboradores de Celsia, la empresa de energía de Grupo Argos, comparten experiencias y exploran todo tipo de literatura.

“Nuestro club de lectura se creó hace dos años, durante la pandemia, como una oportunidad para encontrarnos, conversar, conectarnos desde la distancia y reconocer nuestras coincidencias como seres humanos. La iniciativa ha propiciado la creación de comunidades, grupos de colaboradores de distintas áreas de trabajo y geografías, que se encuentran en otros entornos y cambian la conversación sobre nuestro negocio que es la energía, para hablar de cultura, literatura, y hasta de su propia vida; recomendarse nuevos libros y construir conocimiento alrededor de las historias. Nuestra intención fue demostrar que los libros pueden acompañar, unir y transformar vidas”, afirmó Ricardo Sierra, líder de Celsia.

En estos dos años se han leído 37 libros de literatura, escritos por 35 autores de 18 nacionalidades, 12 de ellos colombianos. 11 escritoras mujeres hacen parte del grupo de autores. En estos encuentros semanales, con sesiones virtuales de dos horas, han participado 120 colaboradores de Celsia en Colombia y Panamá, muchos de los cuales se conectan, incluso, con sus familias, pues el formato permite que las personas no se desacomoden de su rutina diaria y puedan, en cambio, lograr un balance entre su vida laboral, personal y familiar.

El programa ha dado lugar a otros espacios: un taller de escritura y tres clubes adicionales de lectura: uno, para hijos de colaboradores que lidera la Fundación Ratón de Biblioteca; otro, con enfoque en liderazgo, innovación y desarrollo, y otro, para cualificar docentes en Valle del Cauca, Tolima y Cauca.

“Es maravilloso, que una empresa promueva la lectura. Es que justamente va en contravía de lo que uno siente que hacen las empresas, que es contribuir a la falta de tiempo, al agobio, a la angustia, a la ansiedad. A la incapacidad de detenerse para leer, pensar, reflexionar. Leer, es justamente lo contrario a vivir de afán, a vivir hasta el cuello, a vivir insomne. Es justamente la muleta, el oxigeno qué se requiere cuando uno esta contra la pared, y que una empresa promueva el silencio, promueva el tiempo para cada quien. Es una demostración, que, la empresa tiene una vocación a contribuir a una convivencia, a contribuir a la vida en paz”, expreso, el escritor, Ricardo Silva.

La lectura, es para Celsia, la empresa de energía del Grupo Argos, otra manera de sembrar, de conectar energía, de celebrar la vida. 18,5 libros es el promedio anual que leen los colaboradores de la empresa apasionada por las energías amigables, pertenecientes al club de lectura de la compañía. De acuerdo con una publicación de la Revista Forbes, en 2021, en Colombia la media por persona fue de 2,7, lo que equivale a decir que la gente de Celsia supera siete veces esa cifra.

Fotos: cortesía de Celsia

El espacio ha inspirado la creación de:

  • Clubes de lectura dentro de los equipos de trabajo, establecidos de manera espontánea, alrededor de temas como innovación, cultura, desarrollo, liderazgo y tendencias organizacionales. 
  • El Club de lectura infantil Celsia para hijos o familiares de los colaboradores, que mezcla la literatura con la creación y la ciencia. A partir de los relatos, los niños construyen piezas o hacen experimentos alusivos a cada narración. 
  • El Taller de escritura creativa Celsia, también para colaboradores, cuyo propósito es conversar, compartir aprendizajes y revisar los ejercicios de escritura planteados con antelación. 
  • El club de lectura para docentes, con la participación profesores de básica primaria del Valle del Cauca, Tolima y de Cauca, quienes hacen parte de las instituciones educativas que Celsia apoya a través de su Fundación. La intención es orientarlos y entregarles elementos para que sus alumnos entiendan mejor su entorno a través de los libros.

El espacio, nacido en pandemia, que continúa celebrando la vida y la alegría del encuentro alrededor de los libros, es una muestra de que en este país todos podemos hacer parte de procesos que transforman la sociedad desde el diálogo, la empatía y el respeto. Los libros no pueden ser ajenos en nuestra cotidianidad, los libros deben estar siempre al alcance de todos para poder hablar de ellos sin ningún misterio, como ocurre en el club de lectura Celsia, que el 16 de septiembre celebró, de forma presencial en Medellín, dos años de existencia.

“El objetivo de un club de lectura debe ser construir un hábito, aprender a conversar de libros desde nuestras propias cotidianidades, dejar de lado todos los pretextos que pueden surgir para no leer”… Juan Esteban Constaín… escritor

Notas y Noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *