CAPITALISMO SOLIDARIO

Recordemos una definición simple de capitalismo: “Sistema económico basado en la propiedad privada de los medios de producción y en la libertad de mercado”. En este contexto es muy interesante el libro, Capitalismo Solidario, escrito por Rich Devos hace más de una década. Fue un importarte empresario de los Estados Unidos quien además de tener mucho éxito en sus negocios, dedicó parte de su vida a la filantropía, a ayudar a sectores de la sociedad con más necesidades.

Y muy importante para la actualidad la puesta en práctica del concepto de Sostenibilidad: la integración de lo económico, lo social y lo ambiental. Como referente están los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible ( ODS ) de la ONU; para lograrlos en la lucha contra las desigualdades sociales y la degradación ambiental, los capitalistas solidarios pueden hacer mucho.

Un importante referente es Bill Gates el propietario de Microsoft y uno de los hombres más ricos del mundo. Con su Fundación Bill y Melinda Gates han hecho una destacada y reconocida gestión gerencial y económica en programas sociales en numerosos países. Y hay muchos más ejemplos.

Un buen y reciente ejemplo de capitalismo solidario en el país ha sido el de los gremios empresariales más representativos al apoyar y acordar con el gobierno y las centrales obreras el incremento del 10,07% al salario mínimo. Con esta decisión se espera mejorar el poder adquisitivo para muchas personas, más aún cuando la pandemia del COVID- 19 además del impacto en la vida y la salud, ha causado la crisis económica con quiebras empresariales y desempleo más grave de las últimas décadas.

Que se consolide el concepto y la práctica del capitalismo solidario en el sector empresarial en favor de los empleados, de las fundaciones para causas sociales; con el apoyo a planes y programas en favor del medio ambiente, contra el cambio climático y el calentamiento global, en la conservación de la biodiversidad, la reforestación del país, contra la deforestación; la economía circular, la protección de páramos y bosques fábricas de agua, en protección animal, el reverdecimiento de las ciudades, etc. Y que se consolide el concepto de economía social y ecológica de mercado. Hay mucho por hacer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *