EN OBRA…

Dice, Sergio Restrepo, responsable del Claustro Comfama que “la mejor manera de cuidar el patrimonio es vivirlo, habitarlo”. Y nosotros, tenemos poca, escasa memoria, no nos reconocemos, ni conocemos, el legado cultural que hemos heredado. Y la peor manera de desaparecerlo, es despreciarlo. 

Medellín, la Villa de la Candelaria, o Valle de Ana, sí de Ana. Allí, en el Valle de Ana, se fundó Medellín, ubicado en la comuna 14, hoy el Poblado. La historia dice, que se fundó un territorio para traer a los indígenas de Cáceres en el occidente del departamento, allí se encontró oro, y claro sus habitantes ¡para afuera!, a nuevas tierras (Valle de Ana), bienvenidos los negros a trabajar en las nuevas tierras, las tierras de la fiebre del oro. Allí nace la ciudad. Una ciudad que la habitan 2.300 personas, solo eran 48 hectáreas. La actual capital de Antioquia, era, entonces territorio de paso entre Rionegro y la ciudad madre, entonces la capital de Antioquia, Santa Fe de Antioquia. Desde, el17 de abril de 1826, la llamada bella villa, se convierte en la capital del departamento. 

El centro de la ciudad, su corazón, está cargado de historia, y patrimonio. Ha sido la ventana, la memoria de una ciudad que ha despreciado su rico patrimonio, la ha olvidado, abandonado o destruido. El corazón de Medellín, se encuentra lleno de vida, rodeado de edificios emblemáticos, cultura, historia, mucha historia, y a pocos metros, o pasos del llamado distrito cultural y patrimonial San Ignacio 

Digamos que de esta manera se empieza a escribirse un nuevo capítulo en la historia del patrimonio de la ciudad y el país, se inicia la primera etapa del Proyecto de transformación del Centro Cultural y Educativo Claustro Comfama, una decisión de la Caja en la que se ha venido trabajando desde hace más de cinco años de la mano de aliados públicos y privados. 

El Claustro, construido a principios del siglo XIX (1803), para dar posada a los monjes franciscanos quienes fundaron el primer colegio de Medellín, y una iglesia ¿Pero sabe que significa la palabra claustro?, galería con columnas que rodean un patio interior. El claustro de San Ignacio, está compuesto por tres galerías: tres patios interiores rodeados de corredores y columnas. El primero, el principal, que en tiempos del colegio San Ignacio se utilizaba para actos cívicos; el patio central y el tercero el patio trasero. Ahora, la fachada corresponde a un tipo de arquitectura es una mezcla en neoclásica y eclíptica protegida por la sombra de dos robustos y hermosos árboles, un piñón de oreja y una ceiba. Para cerrar esta bella cuadra patrimonial de la ciudad, se unen la iglesia San Ignacio y el Paraninfo del Alma Mater.

“La gran fortuna de las personas e instituciones que disfrutamos de la Plazuela de San Ignacio es que la podemos disfrutar en su doble condición de lugar para la memoria y ventana al presente y futuro. La cultura del mundo, la educación superior y la más rica vida urbana del Centro de Medellín se encuentra en la entrañable San Ignacio”, manifestaba, en la revista San Ignacio distrito cultural y patrimonial, David Escobar Arango, director de Comfama.

El proyecto tiene como fin intervenir físicamente este edificio patrimonial ubicado en el corazón de Medellín, la Plazuela San Ignacio, repotenciarlo arquitectónicamente y adecuar los espacios para que sean más afines a su vocación de albergar el arte, los oficios y el aprendizaje.

“Intervenir un edificio como estos es bombear el corazón de la ciudad. Más allá de lo físico, de la arquitectura que también es importante, nos interesa tener espacios que potencien los oficios, que tengan vocación de cultura y educación, que sean lugares donde los estudiantes del centro puedan complementarse, donde quienes trabajan en el centro encuentren un oasis, donde los que viven en el centro tengan aquí su segunda casa” expresó Sergio Restrepo, responsable del Claustro Comfama.

Tres fases o etapas, con una duración total de 5 años y una inversión de $54 mil millones de pesos tendrá el proyecto. La primera etapa de la transformación ya se inició, tendrá una duración de 18 meses Se intervendrán 3.944 m2 de su área total de 11.000 m2, y dentro de su alcance estarán las obras:  Conexión del edificio de San Ignacio y el Claustro -Patio Teatro-  Cafés- Museos- Capilla- Salón del cuerpo- Estudio. Las etapas 2 y 3 se enfocarán en intervenir la zona del patio Pichincha (2.344 m2) y la zona de la calle Girardot (5.321 m2) respectivamente.

Para la ejecución de estas obras, se reubicaron varios de los servicios que habitualmente allí se prestan, como el Centro de Servicios, que pasará al Edificio Central (Cra. 45 #49A-16 a dos cuadras del Claustro). Por su parte, la programación cultural y educativa se adaptará a otros espacios del Claustro y a la Plazuela San Ignacio, donde seguiremos acompañando a nuestros usuarios con el mismo amor y cuidado.

En el corazón de Medellín están pasando cosas y muy buenas, Y la Caja, en alianza con la Universidad de Antioquia ProAntioquia y Grupo Argos hacen realidad la transformación social, cultural, educativa y económica del centro.  “Para nosotros estar en el centro es un motivo de orgullo. Cada uno de los trabajadores de Comfama, que viene al centro y habita el centro, está muy feliz de hacerlo, y la mejor manera de estar en algo es habitarlo, protegerlo. Proteger el patrimonio ..es estar en él” Sergio Restrepo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *