notas regionales

Como parte del compromiso con la sostenibilidad la Universidad CES comenzó la restricción al consumo de elementos plásticos de un solo uso. “Pensamos en cómo nos estábamos relacionando con nuestro entorno, pues inevitablemente emitimos contaminación. También es un tema social, de enseñar a los estudiantes para que ellos repliquen las buenas prácticas en sus casas. Y además tiene un contenido económico: si no generamos plástico nos ahorramos costos en la recolección de residuos”, manifestó, Tatiana Molina, Jefe de Sostenibilidad del CES.

El centro educativo, es el primero en el Valle de Aburrá en adoptar dicha medida. La decisión se adoptó al reconocer estudios científicos que señalan que los insumos plásticos como el porón (Icopor) y el cloruro de polivinilo (PVC), el polietileno y poliestireno son materiales altamente contaminantes. En su gran mayoría estos elementos terminan su ciclo de vida en botaderos a cielo abierto, generando contaminación de fuentes hídricas, alta permanencia en el ambiente, afectación a la fauna y flora, afectación a la vida marina.

¿Qué implica decirle adiós al uso del plástico de un solo uso?, sencillo, dice la señora Molina, “implica que nuestros proveedores, nuestras cafeterías, máquinas dispensadoras y demás no tendrán plástico de un solo uso, ni los usaran en la prestación de nuestros servicios”.

Por ejemplo, una de las máquinas dispensadoras de café utilizaba 100.000 vasos plásticos al año, si a eso le sumamos los pitillos, platos, botellas, cubiertos, que posteriormente irían a parar a un botadero a cielo abierto, el daño que se le viene haciendo al planeta es de muerte lenta para la casa de todos.

Como parte de esta nueva estrategia, liderada por la Oficina de Sostenibilidad, la Universidad CES promueve el uso de recipientes retornables y hechos de materiales biodegradables. Pitillos de fécula de maíz y platos elaborados con bagazo de caña son algunos de los elementos que reemplazaron los utensilios hechos con plástico. Además, se reemplazó el agua y bebidas azucaras y carbonatadas en envase PET por recipientes de vidrio o aluminio.

Con esta iniciativa, se busca la reducción del plástico en un 80% en su sede del Poblado, la que se busca extender a las sedes de Envigado y Sabaneta.

Al asumir la sostenibilidad como esencia de nuestra misión y visión nos hacemos responsables de nuestro impacto a nivel social, ambiental y económico. Gran parte del plástico que generamos en nuestra Universidad no termina su ciclo de vida como materia prima a través del reciclaje. El impacto negativo o externalidades son altas, por lo tanto, decidimos tomar acción y a nivel administrativo, generar los de cero plásticos, tal como se realizó tiempo atrás con el icopor”, dijo, Jorge Julián Osorio Gómez, rector de la Universidad CES.

Publicado en NOTAS REGIONALES