notas regionales

En tiempos de crisis, y solidaridad, las empresas se adaptan y entienden el compromiso que tienen en la sociedad. Buscan soluciones, alternativas que posibiliten mejorar la calidad de vida de sus habitantes. Eso es lo que busca la empresa de cemento del Grupo Argos, en alianza con la empresa Simpa (Soluciones Integral para el Manejo de Microorganismos, Plagas y Aguas), que innovó y desarrolló una nueva manera de aplicar desinfectante mediante sus camiones mezcladores, esquema que es muy versátil y puede ser aplicado en lugares estratégicos de las diferentes ciudades.

Como una manera eficaz y eficiente de atender la pandemia Covid-19 o coronavirus, ahora los camiones mezcladores, que normalmente se usan para el transporte de concreto, ahora transportan agua y desinfectante, que mediante el modelo de aspersión

Gracias a este desarrollo, ahora Argos está habilitada para abarcar más zonas en un menor tiempo y usar un producto llamada Timsen, que tiene una duración residual de 15 días posteriores a su aplicación, no genera afectaciones a las personas o alimentos, es amigable con el medioambiente y cumple con toda la normatividad colombiana y norteamericana. Este es utilizado en más de 25 países y está incluido en la lista de productos autorizados para la desinfección efectiva del Coronavirus.

Con esta nueva técnica, Argos ha ejecutado dos jornadas de desinfección en la Central Mayorista, principal despensa de Antioquia, y una en la Plaza Minorista Eso es complementario a las labores que ha desarrollado con agua y jabón en más de 25 lugares diferentes en Bogotá, Barranquilla, Armenia, Itagüí, La Estrella y Sabaneta, y que seguirá ejecutando en las próximas semanas.

Cabe resaltar que la aspersión con este producto se viene realizado en las diferentes estaciones del Metro de Medellín.

Publicado en NOTAS ESPECIALES
Domingo, 01 Marzo 2020 17:39

Cemento verde, amigable con el planeta

Argos, empresa del Grupo Argos, inició la fabricación y distribución de cemento verde, en el cual se disminuye el uso del tradicional clínker (material base para la elaboración del cemento), gracias a la incorporación de arcillas activadas térmicamente (puzolana artificial). “Nosotros lo que vemos es que la tecnología tradicional del cemento se venía agotando. Es un producto que se inventó en 1836, en Inglaterra, y que la química del cemento no ha variado mayor cosa desde esa época”, dice Tomás Restrepo, vicepresidente de la Regional Colombia de Argos, y agrega “Nosotros lo que estamos sustituyendo es el clinker. Ese Clinker es justamente el material intensivo en energía de nuestro proceso Cómo lo sustituimos, al momento final de la fabricación del cemento del proceso, entra menor cantidad de Clinker por cada tonelada de cemento que sale, empieza a entrar esta por otra parte del proceso a mezclarse con el Clinker”.

Lo que se busca en palabras sencillas, es hacer que térmicamente la arcilla al entrar en contacto el resto del material y con el agua, genere nuevo cemento. “Eso parece magia. Pues finalmente como convertir una arcilla, que hemos visto toda la vida en cualquier carretera, o finca de nuestro país, convertirla ya en algo que sirve como cemento”, indica, el vicepresidente de la Regional Colombia.

Para la compañía más innovadora, seguirle apostando a la calidad en sus productos, desarrollados con mejores prácticas de sostenibilidad para seguir apostándole a un mejor ambiente. “Estamos en sintonía con todos los que queremos cuidar nuestro planeta. Con entender que tenemos un reto de cambio gigante de cambio climático. Estamos en sintonía con los nuevos consumidores, quienes se preocupan por tener todos los días un consumo más responsable”, manifestó Juan Esteban Calle, presidente de Cementos Argos.

Esta apuesta, es un cambio radical que tiene la empresa en la fabricación de sus productos. El cemento verde, es un cemento más amigable con el medioambiente, dado que durante su proceso de producción se reducen hasta 38 % las emisiones de CO2 y un 30% el consumo de energía, en comparación con el estándar de la industria para el cemento Portland. Destaquemos que este nuevo producto mantiene la calidad y desempeño que siempre ha caracterizado a la compañía.

Con una inversión de más de 78 millones de dólares, la empresa elegida como la segunda cementera más sostenible en el mundo, inicia la fabricación y distribución de cemento verde. En su planta de Rio Claro, con una capacidad instalada de 2.3 millones de toneladas de cemento al año, por primera vez en el país se produce un cemento ambientalmente amigable. “Esta es una apuesta de mucho futuro de Argos. Estamos a la vanguardia de la industria. Lo tenemos hoy disponible en muchos mercados en Colombia, pero la idea es seguir desarrollando estos productos en todas las geografías donde tenemos presencia”, señaló Juan Esteban Calle.

Esta nueva línea con equipos de fabricación de cemento de última tecnología, le permite a Argos una mayor flexibilidad y la posiciona como la primera compañía productora de cemento en ofrecer a sus clientes un amplio portafolio de productos. Además, le permite a sus clientes personalizar cada vez más los productos de acuerdo a sus necesidades. “Hacer un cambio radical en la forma como se fabrican todos nuestros productos: Darle ejemplo al resto de la industria mundial, de cómo se hace un cemento ambientalmente amigable. Incorporar nuevas tecnologías de materias primas distintas, o sea nos salimos del espectro de las materias primas tradicionales, incorporamos nuevas materias primas. Y vamos a tener una química de nuestro producto que funciona distinto, diseñada específicamente por nosotros”, contó Tomás Restrepo, vicepresidente de la Regional Colombia de Argos.

Con un empaque que se sale del tradicional verde, que caracteriza a la compañía, el nuevo cemento verde llega en un saco que rinde no solo un homenaje a la naturaleza, la sostenibilidad, sino que refleja el compromiso de Argos con el medio ambiente y el planeta. La bolsa en papel kratf, biodegradable y con la resistencia necesaria para empacar el producto, ahora unas inmensas hojas, adornan los sacos que cuidan el planeta.

Publicado en NOTAS ESPECIALES
Miércoles, 13 Noviembre 2019 11:52

Tierras para la paz

Empresas como Postobón, Grupo Sura, Grupo Nutresa, Bancolombia, Grupo Argos, Corbeta y la Fundación Fraternidad Medellín; todas afiliadas a Proantioquia, entregaron 270 hectáreas en el sector Llano Grande, en el municipio de Dabeiba a 185 excombatientes  de las Farc-Ep. El objetivo de la donación estructurar un proyecto productivo asociativo y sostenible que impulse la reincorporación económica y social de los antiguos miembros de los grupos guerrilleros.

“Disponer este predio para proyectos productivos de excombatientes es una clara forma de materializar el compromiso de la empresa privada con la construcción de paz, tarea que nos corresponde a todos los colombianos. Las empresas son actores clave en el desarrollo, no solo por su contribución económica, sino por su proyección social e institucional. Esto reitera nuestra apuesta por aportar al desarrollo de las comunidades y rodear a la institucionalidad en su presencia efectiva en el territorio”, señaló David Bojanini, Presidente del Consejo Directivo de Proantioquia y presidente de Grupo Sura.

El 70 % e predio  se utilizará en diversas iniciativas productivas agropecuarias desarrolladas por la comunidad, acompañadas con la Fundación Salvaterra, mientras que el 30% se aprovechará para la conservación de la biodiversidad, con apoyo de la Universidad Eafit.

La inversión de 2 mil millones de pesos en el modelo productivo que se impulsará en el predio fue concertado entre los excombatientes, la comunidad de Dabeiba y el Gobierno Nacional, en un proceso al que se vinculó Proantioquia desde inicios de 2018.

Desde Proantioquia reconocemos en esta contribución un nuevo modelo de vinculación del empresariado a los esfuerzos de paz, con el cual se hace posible que la reincorporación de los excombatientes esté soportada en procesos sostenibles de inclusión, desarrollo con equidad y responsabilidad social. Este apoyo se suma a otras iniciativas que promovemos en construcción de paz, por ejemplo, en zonas como el Bajo Cauca antioqueño, donde existe una ruta de largo plazo consensuada entre el Gobierno Nacional y la comunidad a través del Plan de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET)”, comentó Azucena Restrepo, Presidenta de Proantioquia.

Por su parte, la Consejería para la Estabilización y la ARN continuará con el acompañamiento a la población en el antiguo ETCR de Llano Grande, enfocados en las soluciones de infraestructura y servicios públicos, cultura de reconciliación y convivencia, educación, vivienda y proyectos productivos comunitarios.

Publicado en NOTAS REGIONALES

Los chocolates, nueces y barras de cereal que hoy se producen en la Fábrica Nacional de Chocolates de Rionegro tendrán un ingrediente adicional: la energía de sol. Esto porque Grupo Nutresa y Celsia instalaron allí el techo de energía solar más grande hasta ahora en Antioquia. “Realmente un gran gusto y un gran orgullo de poder dar este paso al lado de una compañía aliada, como es Celsia, altamente conocedora del tema. Quienes realmente son los inversionistas los generadores, los operadores, y nosotros seremos los usuarios de la energía, que se generará. Nosotros tenemos un rol especifico en este proyecto, no solamente ser los usuarios de la energía sino facilitar nuestras instalaciones, para la instalación de este proyecto. Sentimos un gran gusto en términos en que va en línea total de lo que para el Grupo Nutresa es el objetivo estratégico en todos los temas de sostenibilidad ambiental”, manifestó Jorge Eusebio Arango, presidente de la Nacional de Chocolates.

La capacidad instalada del sistema es de 2.132 KWP (se iluminarían 1.800 casas) y producirá 3.150.964 KW/año de energía limpia con lo que se atenderá el 15% del consumo de la fábrica. Cuenta con 8.047 módulos fotovoltaicos que están ubicados a lo largo de siete cubiertas de las instalaciones de la planta de producción y que representan un área de 14.924 m2. El sistema se complementa con 74 inversores que permiten la conversión de energía corriente en energía apta para el consumo convencional.

El desarrollo del proyecto estuvo a cargo de Celsia, empresa de Energía del Grupo Argos, y se convierte en el techo número 14 instalado y en operación en el país. En el modelo de negocio, Celsia realiza la inversión, se encarga de la operación y mantenimiento; el cliente Nutresa (la primera compañía que dispone de sus instalaciones para este proyecto), paga por kilovatio de energía consumida a una tarifa pactada, más baja que la tarifa convencional. La inversión fue superior a los 2.5 millones de dólares.

Sobre la instalación y puesta en marcha de este nuevo sistema, Ricardo Sierra, líder de Celsia expreso “Es un proyecto que se instaló muy rápido, muy eficiente y está muy contento el Grupo Nutresa con él. Es importante, porque es una generación limpia, eficiente, renovable. Ayuda a cumplir las metas de sostenibilidad que tiene la empresa. Y en términos generales se aprovecha un recurso que está muy subutilizado en Colombia, que es el recurso solar”. La instalación del techo solar se inició en el mes de mayo de este año y culminó a finales de septiembre cuando se iniciaron las pruebas y detalles finales de ingeniería de la obra.

Según estudios, la radiación, la temperatura y la altura de Rionegro, lo hacen el séptimo sitio de Colombia para generar energía solar. “Curiosamente los paneles solares son más eficientes a temperaturas más bajas. Entonces la altura de Rionegro y su temperatura, hacen que la eficiencia de los paneles sea mayor”, manifestó Ricardo Sierra.

Publicado en NOTAS NACIONALES