notas regionales

Martes, 16 Julio 2019 16:05

Y Moro se jubilo Destacado

Y Moro se jubilo Foto Doris Gómez B.

Samuel Correa Correa, es bajito, menudito, de gafas, se encuentra abrazado a la cabeza de Moro, el caballo de su “Papito” que durante más de 25 años estuvo ayudando, acompañando y siendo la felicidad del chico y la familia. Al lado del pequeño de 10 años, que como garrapata sigue aferrado a Moro, se encuentra don Ramón, el dueño del “jubilado” equino, que se encuentra parqueado en la plaza principal del municipio de Caldas. Abuelo y nieto junto a otros 26 carretilleros y sus nobles amigos, esperan pacientemente, en una caliente mañana de mayo, en la tierra de los aguaceros por los nuevos “dueños” de sus pensionados cuadrúpedos.

“Yo lo conseguí en la vereda La Miel, se lo compré a un muchacho Pajón, Guillermo. Y lo tuve más de 15 años trabajándolo, trabajándolo en todo, madera, arena, de todo, equipajes.”, cuenta don Ramón, el abuelo de Samuel, quien le suplica que no lo entregue. “Lo entrego por obligación, ya no lo dejan trabajar. Moro es mansito, nunca se me enfermo. Diariamente descansaba en la tarde, en un potrero, donde se revuelca”.

El municipio de Caldas, era el último municipio del Área Metropolitana que aún contaba con vehículos de tracción animal. “Hoy hacemos entrega de 27 vehículos de tracción mecánica a estas familias que se fueron caracterizando en el municipio de Caldas. Son 27 familias, que hoy nos entregan sus equinos, con los que han venido haciendo todo el proceso de carga en el municipio de Caldas a través de la tracción animal y que también los entregaremos a unas personas que los adoptaran”, manifestó Eugenio Prieto Soto, director del Área Metropolitana.

Proteger, cuidar y respetar a los animales es uno de los propósitos de los 10 municipios que hacen parte del Área Metropolitana, y este logro es producto del trabajo conjunto a través de la Ley 1774 de 2016, en la que se reconoce a los animales como seres sintientes que deben recibir especial protección contra el sufrimiento y el dolor, especialmente el causado directa o indirectamente por los humanos.

“Les cambiamos un caballo por 16 caballos de fuerza. Un vehículo que tiene una capacidad de 800 kilogramos me parece que es una capacidad de carga muy grande frente a la que ellos tenían, y que obviamente ellos triplican. Todos ganan: los caballitos, las familias, el municipio, la salud pública y la movilidad”, dice el director del Área Metropolitana, respecto a los vehículos que recibieron los nuevos jinetes y que además tienen el vistió bueno del Ministerio de Transporte.

Los cocheros que durante años manejaron los vehículos de tracción animal desde la informalidad y con precarias medidas de seguridad, recibieron vehículos de tracción mecánica que les permitirán continuar con su actividad económica y mejorar su calidad de vida. “Muy bueno, más rápido. Mejor servicio”, dice don Ramón al mirar las 27 rojitas, que se encuentran parqueadas esperando a sus nuevos dueños.

La sustitución de los vehículos de tracción animal y la implementación de vehículos de tracción mecánica en el municipio de Caldas logró hacerse con una inversión del Área Metropolitana del Valle de Aburrá de 450 millones de pesos.

Ahora los municipios del Área Metropolitana quedarán libres de vehículos de tracción animal. Lo que sigue es un acompañamiento por parte de los municipios y del Área Metropolitana durante tres años.

Moro, lleva más de 25 años con don Ramón. Cuando llegó a la familia, Samuel tenía 2 años. Así como el primer día que llego, el niño sigue abrazando al caballo. Y llorando cuenta, que solo desea que sea feliz a donde vaya. Se va porque “creo que le pesa mucho la carretilla”, dice. Mientras tanto, don Ramón y los demás cocheros, acarician por última vez a sus nobles amigos, que pasaran a disfrutar de una feliz jubilación.

Visto 311 veces Modificado por última vez en Martes, 16 Julio 2019 16:16