notas nacionales

Juan Fdo

Juan Fdo

Jueves, 09 Julio 2020 01:29

Cuando llegues a vieja

Una parte de la vida se la pasa ignorado que se hará viejo. Tal vez carecer de esa imaginación prospectiva es sin más un mecanismo de defensa. En la otra parte de la vida, cuando llegamos a la madurez, somos conscientes de que el proceso de decadencia puede ser lento, pero implacable: Percibimos lo rápido que llega al final. Por eso creo que la edad mediana es la mayor clarividencia, si se está dispuesto a entender cómo los años condicionan nuestro comportamiento. Yo voy por la calle cumpliendo las normas. Asumo que estoy en la edad de cumplirlas: no soy niña, no soy adolescente, ni tan siquiera una vieja a lo que todo resbale. Siento en mí el peso del mundo. Me cruzo por la acera con grupos de jóvenes, casi todos ellos sin mascarilla, ocupando el espacio, creyéndose inmortales, disfrutando arrogantes de su juvenilismo militante. Los esquivo, evito sus sudores, sus emanaciones hormonales, sus andares descoordinados y abusivos. Me siento vulnerable. Soy consciente de que soy yo quien se tiene que proteger de su inconsciencia. Leo en The New York Times que uno de los factores más probables del aumento alarmante de los contagios en Estados Unidos es, dejando a un lado la idiotez de su presidente, la falta de prudencia de unos jóvenes que piensan que el virus no va con ellos.

Una de las penosas verdades que ha destapado la pandemia es la creciente segregación por edades en la que aceptamos vivir. Cuando comencé a viajar a Estados Unidos me sorprendía que se tomara como normal la retirada de los viejos a lugares, en los que, supuestamente, vivirían de lujo. Nunca llegué a creerme que ese sistema de compartimentos estancos se asumiera en beneficio de los ancianos, más bien me parecía una manera de separar la sociedad entre ciudadanos productivos y no productivos.

Ahora vivimos más. La ciencia, en ocasiones nos e encarga de lo urgente, le ha dado muchas vueltas al alargamiento de la vida, pero no sé si a la calidad de vida con la que permanecemos en ella. El ritmo de la vida, las agotadoras jornadas laborales, las casas pequeñas, las familias reducidas, el hecho de que la intimidad haya pasado a ser un elemento esencial en lo que se considera una vida plena, han contribuido a que la sociedad necesite lugares aparte en los que se cuide a los mayores: inevitablemente, en los centros donde los asisten, sus peculiaridades, su personalidad, su bagaje, queda reducido al hecho común de son de avanzada edad.

Algún día, tendremos que reflexionar sobre cómo queremos vivir la vejez, qué lugar les concedemos a los viejos en el tejido social: ¿es obligado tratarlos con condescendencia? Sé que un joven es incapaz de pensar en su decrepitud, pero yo tengo la fortuna de gozar de una imaginación más amplia y quiero prepararme para una vejez digna.

Elvira Lindo.. El País (España)… junio 2020

Smurfit Kappa, una de las compañías líderes a nivel mundial en la fabricación de empaques a base de papel, desarrolló un sistema solar fotovoltaico, denominado Solar One, en alianza con Celsia, empresa de energía del Grupo Argos, líder en energías renovables no convencionales para empresas, hogares y ciudades en Colombia.

De acuerdo con Álvaro José Henao, Presidente de Smurfit Kappa Colombia, “el uso de energías limpias y renovables hacen parte de nuestro objetivo estratégico de reducción de emisiones de CO, en el que llevamos ya un camino recorrido con el uso de biocombustibles para la autogeneración de energía en nuestra planta en Yumbo, el uso de gas natural en la mayoría de nuestras operaciones y el CO removido de la atmósfera y almacenado en nuestras plantaciones forestales. Este nuevo hito nos entusiasma y llena de motivación para seguir aportando a la construcción de un futuro sostenible”.

Son 168 paneles solares que generarán cerca de 78 mil KW/h/año, con los cuales se dejarán de emitir 29.7 toneladas de CO₂ por año, además de reducir en un 50% el consumo energético del vivero forestal, los laboratorios de entomología y fitopatología y las fincas Forestales La estrella y la Suiza ubicadas en Restrepo, Valle del Cauca. Igualmente, la ubicación de los paneles en esta zona es óptima, tanto por su geografía como por las horas de sol que recibe.

El vivero forestal de Smurfit Kappa tiene capacidad para producir hasta 8 millones de plántulas de pino y eucalipto al año, destinadas a las plantaciones forestales de la Compañía en 6 departamentos de la región andina colombiana, y también para proyectos de reforestación de otras entidades y de particulares. Por su parte, los laboratorios de entomología y fitopatología, se encargan de la identificación y estudio de las plagas y enfermedades que pueden afectar las plantaciones forestales.

Estamos felices de poder ser aliados de Smurfit Kappa Colombia, Compañía que es ejemplo y líder en los temas de conservación ambiental. El poder conectar la generación de energía solar para alimentar sus necesidades en ese increíble vivero que tienen en Restrepo, es una muestra más de ese liderazgo. Gracias por confiar en Celsia.”, manifestó, Ricardo Sierra Fernández, líder de Celsia

La Corporación Autónoma Regional del Río Grande de la Magdalena (Cormagdalena) adjudicó al consorcio JAM Ingeproyect Ltda, la elaboración de los estudios y diseños para la construcción de la protección de la margen derecha del río Magdalena y el mejoramiento del muelle en ese municipio, en el departamento de Santander. Cumpliendo así el compromiso adquirido por el Gobierno Nacional para el desarrollo del “Distrito Malecón” en Barrancabermeja. 

El contrato de los estudios tiene un costo de $734 millones y definirán el tipo de infraestructura necesaria para proteger la margen derecha del río, mejorar el muelle y contar con los diseños del Malecón donde serán ubicados los restaurantes y demás comercios que funcionan en este importante sector de Barrancabermeja.  

 “Esta es una apuesta del Gobierno Nacional para recuperar la navegabilidad del río Magdalena, teniendo a Barrancabermeja como eje central de la navegación y la logística en el país, e impulsando el transporte multimodal. Además, con una visión cercana a las comunidades ribereñas. Por esta razón, el adjudicatario debe contar con un arquitecto especializado en urbanismo que permita crear en El Malecón el gran mercado gastronómico, tal como lo define el proyecto, que impulsa la actual administración municipal”, aseguró Pedro Pablo Jurado, director de Cormagdalena. 

 El directivo también explicó que el consorcio JAM Ingeproyect Ltda, tiene un plazo de cuatro meses para entregar los estudios y diseños del Malecón.

 El Alcalde Barrancabermeja, Alfonso Eljach Manrique, celebró el hecho y afirmó: “Este es un primer paso en el objetivo de volver nuestra mirada al río, creando el ‘Distrito Malecón’ donde podamos no sólo recuperar el patrimonio histórico de la ciudad, sino también impulsar su gastronomía”.

 Los estudios y diseños adjudicados hacen referencia al proyecto que está ubicado en el sector de la margen derecha del río Magdalena, desde el puerto fluvial de pasajeros Yuma, incluido hasta la desembocadura del Caño Cardales, en una longitud aproximada de setecientos ochenta metros (780 m.) con un ancho de influencia de veinte metros (20 m.).

 Estos estudios tienen el propósito de dimensionar técnicamente la estabilidad de la estructura metálica de contención (tablestacado), así como conocer el grado de socavación del terreno desde el Terminal Fluvial Yuma hasta la desembocadura de Caño Cardales.

 Posteriormente, y con base en los diseños entregados, se van a definir las obras que se pretende realizar no sólo para la protección de la margen derecha del río, sino también para garantizar la integridad de la infraestructura existente y de las personas que se encuentran en riesgo de vulnerabilidad, teniendo en cuenta que actualmente el sector llamado muelle se encuentra en calamidad pública, según Decreto 330 de 2018.

 El consorcio Jam Ingeproyect, integrado por Jam Ingeniería y Medio Ambiente S.A.S e Ingeproyect Ltda, obtuvo la mayor calificación en un proceso donde participaron, además, el Consorcio Estudios Fluviales, Sisco Ingeniería S.A.S y el Consorcio río Magdalena.

 Respecto al “Distrito Malecón” el nuevo eje, cultural, social y económico, la Ministra de Cultura, Carmen Inés Vásquez, manifestó que la construcción del nuevo muelle de Barrancabermeja, implica la recuperación histórica del patrimonio cultural como la Iglesia de San Luis y la Normal de Señoritas, entre otros, y el fortalecimiento de la gastronomía.

Plaza Mayor, es el corazón de los eventos de Medellín. Pero hasta hace algunos años, decir, nos encontramos en Plaza Mayor, la cara de interrogación, era mayor que el nuevo centro. ¿dónde?... ¿Plaza Mayor?, si Plaza Mayor, pero si se decía, bueno, Palacio de Exposiciones., la cosa cambiaba. Hoy 49 años después, es más fácil decir Plaza Mayor, que Palacio de Exposiciones.

49 años, que le han cambiado la cara a la ciudad. 49 años que han llenado de moda, sabor, música, color, ferias, y congresos, una ciudad que vivía entre la industria tradicional y sus arranques de modernismo. Pues, el Palacio de Exposiciones, fue la puerta para que la ciudad mirara y fuera mirada con nuevos ojos. El mundo de los congresos y ferias, florecía en la ciudad de las flores.

La historia Plaza Mayor, se inicia en 1968, cuando el entonces alcalde de la ciudad, Jaime Tobón Villegas regreso de Ecuador con la noticia de que Medellín sería anfitriona del Congreso Internacional de Turismo, pero, se encontró con que la ciudad no contaba con un espacio adecuado para su realización. “Me vine para Medellín y dije ya me encarté con esto y me dio la idea de presentar al Concejo el proyecto para la construcción del Palacio y me lo aprobaron”, contaba, el visionario y soñador alcalde, que se le ocurrió  la idea de que Medellín podría ser algo más que la ciudad industrial, podría ser también, la casa de los eventos más importantes del país.

El 31 de mayo de 1971, siendo alcalde Álvaro Villegas Moreno, se constituyó la Sociedad Palacio de las Exposiciones S.A. En la escritura pública 1563 se destaca que la finalidad de la naciente empresa era exhibir fortalezas industriales, comerciales y culturales de la ciudad, convirtiéndose en el motor de desarrollo económico y social. Esta Sociedad sería la responsable de construir, dotar y administrar el edificio destinado a coliseo o palacio de exposiciones. A partir de este momento, y hasta 1974, asumió como primer gerente del Palacio el doctor Alfonso Uribe Melguizo. Correspondió al gerente garantizar los aportes económicos, adelantar los estudios técnicos y proyectar la obra física.

Pasaron 7 años desde aquel 1968, para que por fin el 21 de agosto de 1975, se inaugurara la primera fase del Palacio de Exposiciones y Convenciones de Medelllín. Hoy El corazón de Medellín, es uno solo, y desde Plaza Mayor Medellín- Centro de Convenciones y Exposiciones, se promueven experiencias y emociones constructivas para sus diferentes públicos, realizando eventos únicos, aportando al desarrollo de la ciudad y el departamento.

Hoy se celebran 49 años de escribir una muy buena historia. De crecer, de aportar a la economía de la ciudad, de vender la mejor cara de Medellín, aun en tiempos duros, llenos de angustia, como los que se viven actualmente.

Y la mejor manera de agradecer, y celebrar estos 49 momentos de vida, fue agradeciéndole a la vida, y entregando raticos de vida, en tiempos de incertidumbre a quienes necesitan de una mano solidaria. Y se hizo promoviendo la “Sumatón Plaza 2020” como un gesto solidario con el que queremos generar empatía y ayudar con la donación de mercados a personas vulnerables de la Comuna 10 a la cual pertenecemos y que nos ha permitido ser el Corazón de Medellín.

Fueron 1.786 mercados, entregados a los vendedores ambulantes de la comuna 10, La Candelaria. “Lo más importante para nosotros es hacer palpitar de esperanza los corazones de los habitantes de nuestra ciudad y no hay mejor forma de hacerlo que permitiendo que un gran número de familias vulnerables tengan un plato de comida”, indicó Víctor Hugo Zapata Madrigal, Gerente General de Plaza Mayor.

10 millones de pesos se invirtieron en la construcción de la que sería la casa de los eventos de Medellín, la puerta de ingreso a un múltiple de posibilidades, de una ciudad bella, pero anclada en sus recuerdos. “Nos habíamos encerrado aquí, entre estas montañas, y era necesario empezar a mostrarnos para salir.” Afirmó, el padre de la mejor vitrina de la ciudad, don Jaime Tobón Villegas

 La gran bodega de que almacena durante los 365 días del año, eventos propios, del sector privado, de gobierno y sector inmobiliario, celebra en medio de la pandemia 49 años llenos de retos, de grandes transformaciones en cuatro sectores estratégicos para la empresa: la cultura, las dinámicas económicas, ambientales, de infraestructura y sociales. “Desde ahora y en medio de la contingencia, valoramos profundamente el pasado de la entidad lo cual nos ha dado los fuertes cimientos que hoy tenemos, para superar lo complejo del momento y seguirnos consolidando como una platarma de negocios que dinamiza la economía de Medelllín y Antioquia”, manifestó Víctor Zapata, gerente de la entidad. 

Miércoles, 01 Julio 2020 14:37

Una solución natural

Las crisis pueden ser aprovechadas para tomar decisiones aplazadas. Esta pandemia que amenaza a la humanidad, aunque es una situación adversa, nos vuelve al principio básico, y al reto, de cómo vivimos mejor sin afectar al planeta. Pero hay otro compromiso, el de sacarle el mayor provecho a los recursos disponibles desde la agricultura, la manufactura y el desarrollo empresarial sostenible, con sus bienes y servicios, sin olvidar los residuos, que ya no pueden seguir viéndose como desechos inutilizables, sino como materia prima de otros procesos.

Colombia es una nación agrícola, productivamente descentralizada, con regiones pesqueras, ecoturísticas, mineras, gastronómicas, con un sector alimentario e industrial en crecimiento. Partiendo del concepto de economía azul, de Gunter Pauli, en el país se deben desarrollar innovaciones de bajos costos que generen empleo y fortalezcan el capital empresarial, resolviendo, para empezar, la demanda local con productos locales. Aprendamos de la naturaleza y utilicemos los recursos que están en el mismo entorno.

¿Cómo hacer para que los residuos vuelvan al ciclo de producción?: reconocer que la salud del planeta es crítica y que hay una sobrexplotación; asumir más responsabilidad con Colombia, cuyo 15% de su territorio representa 31 millones de hectáreas protegidas, y con sus 50.000 especies registradas, que lo convierte en el segundo país más biodiverso del mundo; cerciorarse de si es necesario comprar algo, y al utilizarlo, ver si se le puede dar otro uso; ir diciéndole “no a la producción de residuos que la tierra es incapaz de absorber”; ingeniarnos cómo reutilizar , por ejemplo, los envases de alimentos, el cepillo de dientes, los periódicos, revistas, el agua, el café, las cáscaras, desde el emprendimiento creativo, el diseño y la tradición, y en esto nuestros artesanos llevan ventaja.

Pensar en una reinvención y readaptación económica y social, desde unas políticas sostenibles “azules2; más que una opción es un deber ciudadano y moral con el entorno y la familia del futuro: En su informe de abril, la Organización Meteorológica Mundial resaltó que el lustro 2’15-2019 fue el más cálido del que se tiene registro, y que la temperatura global hoy es de 15,5 grados centígrados, 0,86 grados mayor que en la década del setenta. Sí a la empresa, pero respetando a la naturaleza, extrayendo recursos sabiendo, desde el principio, cómo reutilizar sus restos. Respondamos la pregunta de Pauli: ¿Qué hacer con lo que nos queda?; y lo que hagamos, trayendo de vuelta los residuos a la cadena de valor, debe producirse en la región y ser económico para todos.

Con el modelo de sostenibilidad “azul” local, en alianza entre gobiernos regionales y empresa privada, se logra el bienestar entre las economías, los ecosistemas y los humanos. Una razón más es que el cambio climático, que vulnera los recursos hídricos, causa desabastecimiento y amenazas naturales. El consumo y el asentamiento cambiaron, ahora eduquémonos y adaptémonos a la nueva realidad.

Carlos Eduardo Correa… Portafolio… junio 2020

 

Miércoles, 01 Julio 2020 14:31

Los Jardines funcionales casa de mariposas

Cerca de 290 especies de mariposas bailan en la ciudad de las flores, “gracias a la siembra de jardines con especies funcionales, nutricias hospederas, hemos logrado mejorar las condiciones de biodiversidad, y con ello la presencia de diversas especies de aves, polinizadoras y mariposas”, manifestaba, Diana María Montoya, secretaría de Medio Ambiente de Medellín:

Gracias a los jardines que a lo largo de la ciudad se han dispuesto, a Medellín llegó una nueva especie. La Strymon molucha, conocida con el nombre de anglo de Mottled Scrub- Hairstreak, la cual pertenece a la familia de los lícenidos (pequeñas mariposas, que miden menos de 5 centímetros), y se pueden encontrar desde México hasta el sur de Brasil.

“Observar esta especie, de la cual no se tenía registro para la ciudad, es una excelente señal de la buena capacidad que tienen nuestros ecosistemas para albergar vida y promover la conservación”, contaba la Secretaría de Medio Ambiente de la ciudad.

El secreto para la visita de estas bellas especies, son los 81 mil metros de jardines con plantas funcionales, que se han distribuido a lo largo de la ciudad, los cuales se encuentran conformados por cerca de 40 especies vegetales encargadas de proporcionar de alimento, nutriente y hospedaje a las diferentes especies polinizadoras

Ahora, una saltarina multicolor, fue avistada en el cerro el Volador. Conocida como Telegonus alardus, antes nombrada como Astraptes alardus, el colorido insecto de hábitos diurnos se dice que aterrizo. el pasado 11 de junio

Esta especie no había sido registrada para la ciudad, pero sí para Colombia pues habita desde Norte América hasta Brasil, incluyendo numerosas islas del Caribe. Desde la Secretaría de Medio Ambiente comenzaron las actividades correspondientes para registrar sus comportamientos, teniendo en cuenta que sus hábitos específicos no se conocen hasta ahora.

El Volador, La Asomadera, El Picacho y Nutibara, los cerros tutelares de la ciudad, se encuentran más o menos 20 mil metros cuadrados con espacios adecuados para garantizar la conservación y reproducción de insectos y otros animales necesarios para la seguridad alimentaria.

En lo que va de este 2020, se ha observado un aumento de diferentes especies encargadas de transportan polen como el colibrí rubitopscio,(Chrysolampis mosquitus) y la Mariposa marinera (Thisbe lycorias), gracias a estos espacios

Pero, la comunidad también puede hacer parte de esta fiesta, sembrando pequeños jardines funcionales, en sus terrazas, balcones y antejardines, contribuyendo a la conservación de la biodiversidad de la ciudad.

En los correos Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla. Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla. personal de la Secretaría de Medio Ambiente, personal de la Secretaría de Medio Ambiente está disponible para brindar asesoramiento al respecto.

Uniban, la principal exportadora de banano y plátano de Colombia, presento “una cosecha de calidad” en 2019 durante la asamblea virtual de accionistas. La compañía indicó que el comportamiento del volumen de exportaciones del año anterior fue estable, se exportaron 37.3 millones de cajas de banano, 2.5 millones de cajas de plátano y alrededor de 400.000 cajas de piña. “Estos resultados son de resaltar en un año que tuvo bastantes complicaciones climatológicas durante el 2019, que afectaron de forma importante nuestra capacidad de producción en las áreas que cultivamos”, expreso el presidente de C.I. Unibán, Juan Luis Cardona Sierra.

De cada 10 bananos que se consumen en el mundo, cuatro se producen en la empresa que tiene su sede en el Urabá antioqueño. Los números dicen además que se exportan, alrededor de 40 millones de cajas de banano y 3 millones de cajas de plátano.

En el comunicado, emitido el día 26 de junio, la compañía resalta igualmente que el 87% de las ventas de snacks corresponden a exportaciones, que en 2019 representaron 1.316 toneladas, con un crecimiento importante de un 20.5% respecto de 2018, y los ingresos provenientes de estos ascendieron a $20.076 millones de pesos. De igual forma, los servicios logísticos de Unibán cada vez toman más relevancia y esto se ve reflejado en los más de 130 clientes atendidos el año pasado: 126 en importaciones con un total de 4.402 contenedores y 11 en exportaciones con 4.638 contenedores.

El informe, resalta igualmente, la manera como se enfrentó la aparición del hongo Fusarium Raza 4 Tropical en el país, situación que obligo al sector a implementar planes de prevención, control y monitoreo. La afectación se contuvo en La Guajira. Los productores de Unibán se concentran en Magdalena y Urabá.

Pero las empresas, hoy no solo se limitan a generar empleos y recursos. Hoy, entienden que son además agentes generadores de calidad de vida para las comunidades de las regiones bananeras del país, desarrollando además acciones sostenibles y amigables con el medio ambiente.

Y en su informe, la comercializadora, de banano, plátano, piña, snacks, y palma de aceite, destacó la inversión social, la cual se canaliza a través de la Fundación Uniban. se otorgaron créditos por $4.095 millones de pesos dirigidos a 376 productores plataneros del Urabá antioqueño y bananeros del Magdalena que exportan con la compañía, contribuyendo al fortalecimiento de las unidades productivas y su sostenibilidad en el competido mercado internacional.

“La inversión social total desde la Fundación fue de $11.218 millones de pesos y se hizo por medio de los procesos de gerencia de proyectos de desarrollo socioeconómico, servicios de formación y educación, servicios de crédito y formación para el trabajo y desarrollo humano, dirigida a 13.968 beneficiarios entre trabajadores bananeros, productores plataneros y sus familias”, expresó la gerente de la Fundación Unibán, Carolina Jaramillo Ferrer.

Más que producir bananos, o plátanos, C.I. Unibán S.A. tiene un objetivo claro, producir calidad de vida para sus empleados, “la Fundación como brazo social de la Compañía, tiene la misión de contribuir con el mejoramiento de la calidad de vida de trabajadores bananeros y la de sus familias, los productores plataneros de Urabá y los pequeños productores bananeros del Magdalena, así como, con las comunidades cercanas a nuestros centros de producción”, manifiesta Juan Luis Cardona Sierra, presidente de la primera comercializadora , que desde hace más de 50 años lidera la producción de banano, plátano y bananos exóticos en el país.

 

Martes, 23 Junio 2020 21:40

Todas las vidas importan

Lo que no se nombra no existe. El lenguaje sí importa porque sirve para describir la realidad, las personas, las cosas y organiza la estructura de interpretación que tenemos del mundo.

Por eso es de vital importancia aprovechar la sensibilidad que ha despertado el asesinato del afroamericano George Floyd en Minnesota para poner sobre la mesa lo nuestro, lo que pasa en un país como Colombia.

Mientras la policía estaba asfixiando a Floyd, en Puerto Tejada -Cauca- Anderson Arboleda estaba sufriendo de la brutalidad policial en el barrio Carlos Alberto Guzmán, conocido como la ‘invasión’, por un grupo de uniformados que lo castigaban por violar la cuarentena.

Floyd y Anderson no solo tienen en común su negritud, estaban en barrios de negros donde se supone, gracias al estereotipo, viven los delincuentes. O robaron o mataron o están a punto de delinquir. Ambos cuerpos estaban desarmados y su piel negra, chocolate, azabache o como quiera llamársele, determinó la agresión y posterior asesinato.

Existe una racialización de la criminalidad, códigos usados por las autoridades para definir a sospechosos: negro con tenis y capucha igual a delincuente y esta agresión ha sido sistemática, histórica.

El racismo mata y esta es una verdad de perogrullo. En la vida cotidiana a las personas con pigmentación más oscura se les trata con menos cortesía; hay desdén o trato precario en tiendas, restaurantes y frecuentemente enfrentan el temor de los otros cuando se aproximan simplemente por ser negros.

El centro de asuntos afrodiásporicos de la universidad Icesi (Ceaf) con su directora Aurora Vergara viene desde hace algunos años llamando la atención sobre la importancia de llamar las cosas por su nombre: somos una sociedad racista y las muertes en este país también pasan por el color de la piel.

Con casi 170 años de abolición de la esclavitud las condiciones del pueblo negro no han cambiado mucho. Las cifras del Dane 2018 exponen que la pobreza multidimensional de los negros está 11 puntos por encima de la nacional. Un niño negro tiene 7 años menos de esperanza de vida que uno mestizo y seguimos sumando.

Es nuestra responsabilidad como sociedad dejar la mojigatería al solidarizarnos con asuntos externos cuando aquí a los negros también se les maltrata y se les tiene en el olvido.

No todo chico negro es delincuente y es nuestra obligación hacerlo entender a las autoridades policiales. En Colombia también mueren George Floyds, y lo hacen no solo por la brutalidad policial sino por el desdén y olvido institucional, si bien todas las vidas importan; pero no todas las vidas importan hasta que las vidas negras importen.

Mabel Lara…. El País… junio 2020

Martes, 23 Junio 2020 21:29

Es la hora de la otra Colombia

Este país no mejorar acudiendo a la Virgen de Chiquinquirá ni a la de Fátima. Tampoco a la del agarradero. No. Urge es una profunda transformación socioeconómica y política, sobre la base de que lo más importante es el ser humano y todo lo que le da sentido y le permite vivir con sus necesidades básicas resueltas. No valen más un pozo ni una mina ni un auto.

El coronavirus nos ha sacudido hasta ver que no podemos seguir como venimos. Hay que cambiar muchas, un proceso de años, pero de esta crisis debemos salir con esa convicción Comenzando por el acceso universal al sistema sanitario, que garantice prevención y atención oportunas, y educativo, que permita a la persona desarrollar capacidades y aprender a adquirir y generar conocimiento y valerse por sus propios medios. Eso no cae del cielo. Tampoco cae una legislación laboral para que ese ciudadano reciba una remuneración justa para una vida decente y un retiro tranquilo en su momento.

Menos llegará por obra divina un Estado que facilite la consecución del techo dónde guarnecerse, y permita al campesino trabajar la tierra y proteja su producción (incluidos recursos para sembrar y compra de cosecha a quienes sustituyan cultivos ilícitos). No podemos continuar con gobiernos que favorecen al gran capital afectándose la inversión social en asuntos que garanticen una vida digna.

Tampoco se puede continuar arrasando el territorio sin importar la riqueza, que no es solo petróleo ni oro, sino selvas, aguas y vida. Si aquellos son importantes, su obtención no puede sacrificar lo demás. El uso de la naturaleza debería estar en las cuentas nacionales.

Necesitamos cambiar. No para quitarle nada a nadie, sí para quienes más tengan paguen más exenciones, incluidos tributos proporcionales sobre la tierra: no tiene presentación que terratenientes no tributen lo justo.

Un gobierno al que le interese frenar la corrupción, detener la violencia, que le duelan los asesinatos de líderes, de indígenas y de excombatientes. De cualquier ciudadano. Y un aparato judicial independiente sin favorecimientos.

Un Estado que llegue desde la Guajira al Amazonas y del Pacífico a los límites orientales con servicios de salud y educación, vivienda, protección al campesino, todo eso que hoy se reserva para el territorio central.

El coronavirus nos ha enrostrado que somos un país demasiado desigual e injusto y no hay virgen que nos saque de eso (invocada a conveniencia por dirigentes y gobernantes).

Ramiro Velásquez Gómez… El Colombiano.. mayo 2020

Alquería es la marca número uno elegida por los colombianos. Así lo ratifica Kantar Worldpanel, líder mundial en conocimiento y comprensión de los consumidores, quien presentó el estudio Brand footprint 2020 que revela el ranking de las marcas de consumo selectas en el país.

Este estudio reconoce a Alquería como la marca favorita por los consumidores, lo que ratifica el constante trabajo durante más de seis décadas: “Una botella de leche una botella de salud”. El listado está basado en las compras reales que hacen los colombianos de productos de la canasta de consumo masivo y donde Alquería es la más representativa.

Alquería entiende que en un mercado cada vez más competitivo, la excelencia en la calidad de los productos debe sumarse a innovaciones tecnológicas y experienciales para que los clientes permanezcan fieles a la marca. Por esto la empresa está a la vanguardia de la tecnología siendo pionera en el país en llevar al mercado lo mejor de su portafolio.

Alquería lleva 60 años con un compromiso profundo alimentando a Colombia y comprometida con la nutrición. “Gracias a los consumidores que nos eligen, a los ganaderos que nos venden la leche, a los colaboradores que le ponen el corazón a sus trabajos, a los tenderos que son nuestros aliados. Por ello, somos los #1”, destacó Carlos Enrique Cavelier, Coordinador de Sueños de Alquería.

Actualmente Alquería se ha convertido en la primera compañía de leche larga vida en todas las regiones de Colombia. Por eso, la empresa ha desarrollado sus negocios sin perder de vista a la comunidad, armonizando siempre sus metas económicas y sociales.

Página 1 de 27