notas especiales

Martes, 05 Diciembre 2017 16:57

Plan Padrino, un regalo de vida

Desde hace 15 años los cirujanos, los anestesiólogos, enfermeras, auxiliares, y personal administrativo de la Clínica Las Vegas, les regalan un día a los niños con un objetivo: darles un momento de alegría, eso es el Plan Padrino; porque más que un acto de responsabilidad social empresarial, es un acto de fe y amor. “El Plan Padrino se creó hace 15 años en Clínica Las Vegas porque se propuso darle un regalo a la ciudad; y qué mejor que a sus niños, a los que iban a ser el futuro de la ciudad y los que ahora van a ser el futuro de ella. Sobretodo va dirigido a niños de escasos recursos para devolverles una sonrisa a ellos y a sus familias”. Y quién define lo que es el bello y especial programa es el doctor Jaime Bermúdez, su director.

Cada año la clínica se viste de fiesta para atender a los pequeños pacientes, quienes llegan acompañados de algún familiar después de haber recorrido largos trayectos, pues la gran mayoría vienen de apartadas regiones del departamento y otras regiones del país, en busca del pequeño milagro que les devolverá la luz de la sonrisa y el poder de la tranquilidad a su familia. El Plan brinda atención interdisciplinaria de manera gratuita a los pequeños de escasos recursos. El programa incluye, además, apoyo a los menores y familia, transporte, mercados, ropa, cobijas, juguetes y amor, mucho amor.

Para la jornada realizada el pasado 4 de noviembre, la selección de los pequeños pacientes, 40 en total, contó con el apoyo de fundaciones; la Corporación Cadena Amor Niño, Fundación Las Golondrinas, World Vision y municipios como Girardota, San Rafael, Jericó, Cisneros, Calarcá (Quindío) y Titumate Chocó. En esta jornada se realizaron procedimientos como cirugías plásticas reconstructivas, de ortopedia y cirugía general.

Y de Titumate es Jesús Manuel Centeno Monterrosa, tiene 11 años y así describe su pueblo “es un pueblo bonito, pero pequeño. Tiene mar, mucho sol y las casas están separadas.”, él es uno de 40 chicos beneficiados con uno de los regalos de amor. “A mí me van a operar del pene, yo nací con un huequito en el pene. Tengo el hueco por donde debe salir, pero está tapao y abajo está uno abierto y por ahí es que yo orino”. Para él la cirugía es básica porque le permitirá orinar de manera normal y de esta manera seguir  disfrutando del fútbol y las canicas. “Nos volcamos a darles apoyo a estos niños, a devolverlos sobre todo su sonrisa y la salud que deben tener. Eso le ayuda a un desarrollo normal”, manifestó, el doctor Jaime Bermúdez Salazar.

Durante todo el año se buscan los niños y se encuentran de manera espontánea cuando llegan a la clínica o con el apoyo de fundaciones, “Como seres humanos la compasión es lo que nos debe mover. Y cuando ayudamos al otro en sus dificultades, en sus limitaciones y estamos dispuestos a regalar parte de nuestro tiempo y disfrutarlo con ellos, da una satisfacción muy profunda. Es el mejor regalo que incluso además de la Clínica, nosotros nos podemos dar como seres humanos. Es absolutamente delicioso hacer este proyecto”, dice de manera serena, él médico, él hombre que ha hecho del Plan Padrino, el mejor plan de Clínica Las Vegas.

Publicado en NOTAS ESPECIALES