notas especiales

Dar buenas noticias, en tiempos de pandemia, es entregar una bocanada de aire fresco a las comunidades y territorios. Brindar mejores oportunidades a distintos grupos poblacionales e incentivar las economías locales en los 80 municipios de injerencia de la Corporación Autónoma de Antioquia, es la bocana de aire fresco que las diferentes comunidades han construido, diseñado con el apoyo de CORANTIOQUIA.

Dice el preámbulo de la Constitución de Colombia que: “el Estado debe asegurar a sus integrantes la vida, la convivencia, el trabajo, la justicia, la igualdad, el conocimiento, la libertad y la paz, dentro de un marco jurídico, democrático y participativo que garantice un orden político, económico social y justo, y comprometido a impulsar a impulsar la integración de la comunidad latinoamericana”, Y como tal las entidades gubernamentales y privados deben propender por generar escenarios, estrategias con enfoques de inclusión, equidad, igualdad y participación de aquellos grupos vulnerables o discriminados de la sociedad, como mujeres, campesinos, adultos mayores, grupos étnicos, personas con movilidad reducida, desmovilizados, desplazados por el conflicto entre otros, todo dentro de ese marco de legalidad, igualdad y pluralidad que la carta magna exige.

En sus 25 años de trabajar con el corazón por el desarrollo sostenible, con el ser humano y para el ser humano, y como parte de ese compromiso que se trazó en la hoja de ruta que guía al país, La Corporación Autónoma Regional del Centro de Antioquia - Corantioquia adopto dentro de su plan de acción 2020-2023 La Política Pública de Inclusión Social, que tiene como objetivo el reconocimiento de la diversidad de actores y grupos poblacionales presentes en el territorio de la jurisdicción, garantizando la participación de la población vulnerable y de los diversos grupos poblacionales en los procesos contractuales y proyectos de la Corporación. “Es el deber como país generar oportunidades y desde Corantioquia queremos aportar ese granito de arena”, manifestó, la Directora General de La Corporación, Ana Ligia Mora.

Proteger y cuidar la naturaleza, su flora, su fauna, sus cuencas hídricas, los bosques, es cuidar la vida de todos, es cuidar las ZONAS DE VIDA. Ellos, los dolientes de la madre tierra, los que, de manera natural, con las uñas, con el corazón los encargados de cuidar y proteger las ZONAS DE VIDA, los que madrugan a cuidar lo que tiene cerca a su casa, de su finca, tendrán ahora, una semilla más para sumar a su labor de labradores y conservadores de vida.

“Queremos contratar en la medida de lo posible personas de la región, mano de obra calificada o no calificada, como los guardabosques, por ejemplo”, le comentó la directora Ana Ligia Mora, a Notas y Noticias. Para la directora de Corantioquia “Los guardabosques en Antioquia son esas personas que tienen una sensibilidad especial por el entorno donde habitan y donde se mueve, de alguna forma tienen un conocimiento que les permite identificar qué funciona y qué no funciona bien. Van a tener un énfasis especial en el cuidado del recurso hídrico

Los guardabosques, son los enlaces entre la institucionalidad y la comunidad. Ellos los defensores de la vida, los promotores de la protección ambiental estarán en 23 (Yarumal, Campamento, Sabanalarga, San Pedro de los Milagros, San Jerónimo, Sopetrán, Barbosa, Santa Fe de Antioquia, Fredonia, Tarso, Caramanta, Jericó, Pueblorrico, Andes, Betania, Amagá, Salgar, Angelópolis, Betulia, Anzá, Caicedo, Olaya, Liborina) de los 80 municipios de injerencia, todos ellos con áreas protegidas. Ellos también hacen parte de la Política de Inclusión Social.

Leonardo Correa, es habitante del municipio de Jardín, pero también es guardabosque. Desde los 10 años, vive, siente el campo, respira naturaleza. Leonardo labora, mejor, es defensor de la vida y promotor de la protección ambiental en el Distrito de Manejo Integrado Cuchilla Jardín- Támesis, corredor ambiental, ubicado entre los municipios de Jardín y Támesis, en límites entre los departamentos de Risaralda y Caldas, con un área de 31. 759 hectáreas aproximadamente. Considerada como una de las más importantes estrellas hídricas del suroeste antioqueño, allí por ejemplo nace el río San Antonio y la Quebrada Bonita, que surten los acueductos de Támesis y Jardín. “Cuando era niño empezó a gustarme el campo. Empecé a hacer salidas de campo, en ese entonces no era el área protegida, pero era un área bien conservada. Empecé a enamorarme de la naturaleza como tal. He sido testigo de la recuperación del DMI, el suelo que ha ganado el DMI. Los predios que se tenían en uso sostenible, o en otros usos como ahora pasan a ser preservación. Y desde ese momento pues no he salido del DMI. He estado todo el tiempo disfrutando” Él, es uno de los 109 promotores de vida en los territorios Corantioquia, que hacen parte de esta Política de Inclusión. Y en medio del territorio de vida, que cuida durante sus cuatro salidas de campo, define su labor como la más bonita. Que trabajar en una zona que brinda bienes y servicios eco sistémicos para toda una comunidad, es grato.

La Corporación Autónoma Regional del Centro de Antioquia, es pionera en impulsar este modelo de inclusión con resultados concretos, adelantando una atención con enfoque diferencial con los diferente grupos poblaciones entre los que se destacan:

  • Comunidades étnicas:63 comunidades indígenas y 99 afrodescendientes; ejecución de acciones contempladas en el capítulo étnico del Plan de Gestión Ambiental Regional (PGAR).
  • Campesinos:1.000 hogares ecológicos activos en 2020 y más de 10.000 campesinos vinculados al proceso desde su inicio.
  • Adultos mayores: Un grupo de Saberes Doradosapoyado en cada municipio.
  • Mujeres: EERed de Mujeres Tierra y Vida, con presencia en todos los municipios de la jurisdicción.
  • Niños: 116 grupos de Guardianes de la Naturaleza, se proyecta integrar 25 grupos más.
  • Jóvenes: Apoyo a redes de jóvenes líderes en lo ambiental, fomento del primer empleo, formación de 5.000 soldados en temas ambientales y apoyo a reservistas en acceso a oportunidades de empleo.
  • Viveros comunitarios:Implementación de 20 viveros en 2020.

Con el Covi-19, llegaron, frescas brisas de vida, de oportunidades laborales, de capacitación a los diferentes grupos poblacionales, integrándoles a la cadena de protección de los recursos, y a la construcción de convivencia y paz en los territorios. “Muy complacida por esta Política Pública de Inclusión. Desde la Secretaría, que ahorita tengo la oportunidad de dirigir, pues atendemos las poblaciones indígenas, atendemos a las mujeres, a los jóvenes, a los adultos mayores. Entonces, es una Política Pública, que a esta Secretaría en particular le va a servir mucho para lograr este cierre de brechas en el que estamos trabajando y en el que está muy comprometido el doctor Joaquín Vásquez, nuestro alcalde”, manifestó, Liliana Merino, encargada de la Secretaria de Inclusión Social del municipio Támesis.

 

Publicado en NOTAS REGIONALES

En Microempresas de Colombia garantizamos un servicio con devoción, oportuno, efectivo y simple, para contribuir al bienestar del asociado, el empleado y la comunidad, esa es la promesa de servicio que ofrece la empresa que tiene sus orígenes en la Corporación Fabricato para el Desarrollo, la misma que en el 2009 se transforma en la Cooperativa de Desarrollo y Crédito Microempresas de Antioquia, y que en el 2012 se aprueba el cambio de nombre al actual, Microempresas de Colombia.

Microempresas de Colombia, tiene como propósito ser un referente de inclusión social, y su aporte al desarrollo del sector rural en el país nos dejan saber del valor que el campo tiene para la empresa que hace parte del sector solidario,

Al cierre del mes de agosto, la Cooperativa presentó el resultado de las cifras más importantes de su gestión, enfocadas a contribuir en la disminución de los índices de pobreza y desigualdad, al fomento de nuevas empresas y el fortalecimiento de las existentes, así como mejorar la calidad de vida de sus asociados en las zonas rurales de los departamentos de Antioquia, Caldas, córdoba y Chocó.

190.407millones de pesos es el saldo de cartera en el mes de agosto, con un crecimiento de 3.4 % frente al mismo período de 2018 

“Microempresas está en la zona rural, porque pensó que el microempresario era el que teníamos más descuidado en el país. Entonces nos dirigimos a la zona rural porque pensamos que el microempresario tiene que tener las mismas oportunidades y las mismas condiciones que el sector urbano”, expresa Patricia Pérez Guerra, Gerente de Microempresas de Colombia.

En los últimos años de la mano de la tecnología entendida como una herramienta de inclusión  y de cultura para el ahorro y desarrollo de los beneficiarios, y como  el mejor instrumento para que sus clientes tengan acceso rápido y seguro a todos los servicios que la cooperativa le ofrece, especialmente en el sector rural, sin costos adicionales, encuentran la clave para cautivar nuevos clientes. En 2015 se crea el sistema de clave única transaccional, de cuatro dígitos que brinda seguridad y facilidad al momento de realizar transacciones. Además de un modelo tecnológico que permite combinar el corresponsal bancario con sus datáfonos, dispositivos móviles, el sistema de audio y la aplicación móvil, que garantizan un óptimo servicio

En el 2018 se lanza la modalidad de crédito digital (CrediFácil) a través de la aplicación móvil para los sistemas operativos Android y iOS, que le permite a los asociados solicitar un crédito hasta por 10 millones de pesos, tan solo a un clic y en segundos en la cuenta de ahorros de quien lo solicita. Esta herramienta al mes de agosto ha desembolsado 7.300 millones  en 2.411 operaciones, se destaca que el 59% de los solicitantes son mujeres, y se han beneficiado  habitantes del sector rural de los municipios de Supía, Caldas, Santa Fe de Antioquia, Caucasia, Montelíbano, Córdoba, Turbo, Ituango.-

La aplicación móvil, fue creada en alianza con la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo (USAID), a través de su Iniciativa Finanzas Rurales, el objetivo promover la oferta de servicios financieros adaptándolos a las necesidades de los productores rurales, pequeños y medianos empresarios.

El 2018, fue un año de cambios en todos los frentes, pero más que un laberinto, para Microempresas de Colombia fue un reto, que le permitió a la entidad trabajar con pasión, empeño y entrega al grupo encabezado por Patricia Pérez Guerra, Gerente y María Teresa Gómez Gallego, Directora Ejecutiva, su modelo de desarrollo integral, ofreciendo servicios financieros y herramientas para el desarrollo empresarial ( diagnóstico, formación, asesoría y acompañamiento).

En el 2019 se han entregado 2.808 millones de pesos, representados en beca para educación superior, kits escolares, dotación estudiantil, jornadas de salud, auxilio entre otros, además de 689 millones de pesos en microseguros, beneficiando a 482 asociados y sus familias.

En Microempresarios de Colombia, se tiene como misión consolidar la cultura del emprendimiento y la competitividad para mejorar la calidad de vida de los emprendedores, asociados, empresarios, con servicios de formación, asesoría y productos financieros, haciendo empresarios de verdad.

Publicado en NOTAS ESPECIALES