notas especiales

Jueves, 23 Enero 2020 02:09

Gratitud perenne

¡Gratitud perenne! Con el señor, con el dirigente, con el hombre que amaba el gremio y la ciudad. ¡Gratitud perenne! con el amigo de los periodistas, con quienes compartió, charló sin dejar de ser el dirigente que por 15 años orientó con mano firme y corazón grande, el poderoso gremio de los comerciantes.

El doctor Sergio Ignacio Soto Mejía, llegó el 17 de mayo de 2004 a Fenalco Antioquia para quedarse como Director Ejecutivo de la “Fuerza que une”, y desde entonces el hijo de don Guillermo y doña Fabiola, se caracterizó por su liderazgo, ética, compromiso y la defensa de los comerciantes del departamento, además se convirtió en el gran conciliador entre los entes gubernamentales y el gremio.

No conocía el estrés, el esposo de Adriana y el papá de María Camila y Sofía, la sonrisa y su poderosa voz fueron las armas para enfrentar cual Quijote los molinos de viento que a su paso encontraba.

“Era un tipo sensato, un empresario de gran civismo, una persona que supo acercar diferencias para trabajar de manera mancomunada”, así definía Juan Camilo Quintero, gerente de asuntos corporativos de Anglo Gold Ashanti, al hombre que adoraba entrar a una tienda de barrio, comprarse un rollo y comérselo con un vaso de leche, o sentarse a comer pan con salchichón y gaseosa. Y que de manera trágica falleció el pasado 27 de diciembre de 2019 en Cartagena.

El doctor Sergio Ignacio Soto Mejía fue un destacado líder gremial, quien con gran liderazgo e integridad estuvo al frente de Fenalco Antioquia. Durante su gestión en la Federación trabajó arduamente por la representatividad, la responsabilidad social, ética empresarial, lealtad, los principios del bien común y la innovación para el fortalecimiento de empresarios y comerciantes antioqueños “Yo pienso que para hacer un ejecutivo se requiere esa calidad humana. Ese don de gente que él tiene, ese liderazgo, esa forma de saber llegar a cada persona”, así definía a Sergio Ignacio Soto, Fabián Quintero Valencia, presidente de la Junta Directiva de Fenalco.

Hablar de él como persona, los calificativos le quedan cortos. Como persona excelente, trabajador, honesto, clarísimo en sus conceptos, en fin. Excelente padre de familia, muy buen esposo. Inigualable amigo. En fin todas las virtudes que uno pueda decir de una persona excepcional”, así definió el empresario Augusto López Valencia, a Sergio Ignacio Soto Mejía, el hombre que se fue en busca del descanso a su lugar favorito…el mar, y parte dejando rastros de sonrisas y gratitud en las orillas del mar como a él le gustaba.

Sergio Ignacio Soto Mejía (Medellín 1958- Cartagena 2019). “Solo un exceso es recomendable en el mundo: el exceso de gratitud.”. Jean de la Bruyére

Publicado en NOTAS ESPECIALES