notas especiales

Miércoles, 07 Febrero 2018 01:15

Un Pacto de responsabilidad social

El "Pacto por la Calidad del Aire" es un acuerdo voluntario promovido la Alcaldía de Medellín y el Área Metropolitana, y donde la entidades firmantes se comprometen a construir e implementar estrategias que contribuyan a mejorar las condiciones del aire y con ello favorecer el ambiente y la calidad de vida, y que encontró eco en empresas como el Grupo Éxito Promoción de movilidad sostenible, teletrabajo, reducción de kilómetros recorridos en transporte de mercancía, conservación ambiental y siembra de árboles son algunas de las estrategias con las que se comprometió la Compañía”, señaló Claudia Echavarria Uribe, Gerente de Asuntos Corporativos del Grupo.

La iniciativa partió de la Alcaldía de Medellín, la invitación fue para entidades privadas y del sector público. 66 fueron las instituciones entre entidades públicas, autoridades ambientales, gremios, la banca, el transporte, la academia, organizaciones sociales y medios de comunicación, entre otros, respondieron al llamado del alcalde Federico Gutiérrez Zuluaga y se sumaron con una serie de acciones medibles a corto y mediano plazo. 300 son acciones que le apuestan a mejorar las condiciones ambientales de Medellín y el Valle de Aburrá.

La primera aliada fue la Procuraduría General de la Nación, la cual el pasado 11 de septiembre le envió un comunicado al presidente de Ecopetrol, Felipe Bayón, a través del cual solicitó que se disponga los mecanismos técnicos, administrativos y económicos, para el suministro de un diésel de máximo 10 partículas por millón de azufre y gasolina de máximo 100 partículas por millón de azufre, que permitan el uso de tecnologías más eficientes y menos contaminantes.

“El Pacto es un gran ejercicio de responsabilidad social”, expresó el director del Área Metropolitana, Eugenio Prieto, y a reglón seguido dijo “El pacto por el aire es la dieta del territorio para que podamos garantizar a nuestros hijos, a los hijos de nuestros hijos y a las generaciones venideras un valle limpio, respirable y con calidad de vida”.

A la fecha, Medellín avanza con acciones para mejorar las condiciones del aire, como la construcción de los corredores verdes y de 80 kilómetros de ciclorrutas; la siembra de más de 130 mil árboles en 2017, la intervención de 2 millones de metros cuadrados de zonas verdes en retiros de quebradas; el incremento de las hectáreas de cobertura boscosa; la restauración ecológica de 520 mil metros cuadrados; la intervención de 2 mil 400 metros cuadrados en muros verdes y el aumento a los controles de emisión de gases de vehículos.

Algunos de los compromisos acordados son: modernización de flotas, volquetas, camiones y vehículos de distribución; promoción de movilidad eléctrica; uso de energías más limpias en las operaciones industriales con gas natural, biomasa y electricidad; promoción de teletrabajo; y generación de estrategias para disminuir las emisiones contaminantes en procesos productivos.

Publicado en NOTAS ESPECIALES
Lunes, 16 Octubre 2017 20:06

La gran dama

Tan despiadada como un huracán y tan miserable como los mismos hombres que la caminan, la poseen a la fuerza, así puede ser la ciudad. Esa que construye la gente para su bienestar, para mejorar su calidad de vida, para su disfrute. Pero como dice la Ciudad De La Furia “Me verás volar por la Ciudad de la Furia. Donde nadie sabe de mí y yo soy parte de todos”, existen hombres y mujeres, que desaparecen entre sus calles y parques, que viven como fantasmas entre la modernidad y el trajín de gentes, que la recorren, que, sin detenerse ante aquellos que la viven arrastrando sus miserias y dolores. Con los sueños perdidos, olvidados, amarrados a la gran dama que con sus encantos los envuelve, los marca y juega con ellos a la ruleta rusa. Pero viviendo como todos.

El dolor, las trampas, la miseria, la otra cara de la tierra de todos, que por diferentes motivos terminaron rodeando su gran creación. El estilo de vida, el proyecto de todos y cada uno de los habitantes de la otra ciudad, la de miseria, la del abandono, la del ruido oscuro, la de la ilegalidad. Porque para ellos el ahogo que significa habitar la innovación que no los cobija es buscar el refugio, el calor de hogar, en las calles y andenes de la gran Dama, que viven, caminan y aman a su manera. El huracán de la herida dama seguirá devorando a los más débiles y arrodillándose ante los más fuertes, y así mantener vivo el espíritu de la ciudad triunfante, la del caos, la de las luces, la de la soledad… La del temblor, la que no duerme.

La ciudad de la soledad, del abandono, la ciudad que dejó a la vera del camino a quienes tuvieron la osadía de conquistarla a golpes, esa es la otra ciudad, la que todos ven, pero que ignoran, la que se hace visible cuando los golpes de los olvidados la hieren. Es como una mujer, que al sentirse acorralada y herida, ataca sin piedad. Mientras él, el olvidado seguirá considerando que es un hombre, no peor que cualquier otro (Los Miserables).

Publicado en NOTAS ESPECIALES