notas especiales

Jueves, 02 Septiembre 2021 14:09

Por cada 500 camisetas que son manufacturadas en el mundo, 1 se convierte en su totalidad en polución plástica Destacado

Por cada 500 camisetas que son manufacturadas en el mundo, 1 se convierte en su totalidad en polución plástica Foto cortesía

Un reciente estudio elaborado por Bain & Company (Consultora Global) y la ONG The Nature Conservacy  el impacto de la producción textil en la contaminación con microfibras plásticas puede ser tan significativo como el de los procesos de lavado y secado de ropa, los cuales representan en 35% de las emisiones anuales de microplásticos en los océanos.

Gran parte de la atención sobre la contaminación con microplásticos se ha centrado en el desprendimiento, lavado y eliminación de textiles sintéticos por parte de los consumidores. Sin embargo, esto es solo una parte de la imagen e ignora las emisiones de microfibras durante la fabricación y procesamiento de estos materiales.

De acuerdo con el estudio, los procesos de teñido, impresión y acabado son los responsables de la mayoría de las emisiones de microfibras plásticas como resultado de procesos abrasivos húmedos que hacen que las fibras se desprendan a altas velocidades. De acuerdo con las estimaciones, por cada 500 camisetas que son manufacturadas en el mundo 1 se convierte en su totalidad en polución plástica.

“El papel de la manufactura textil en la emisión de microfibras plásticas es un fenómeno que requiere de la atención de las compañías que deseen garantizar la sostenibilidad de su negocio. En ese sentido es prioritario incluir este fenómeno dentro de sus estrategias de sostenibilidad, así como establecer protocolos y metas para reducir su impacto” manifestó Diego Santamaria, Socio de Bain & Company Colombia.

Y es que, de acuerdo con el estudio, de no ser abordada esta problemática, se proyecta que para 2030 las emisiones de microfibras podrían crecer hasta en un 54%, lo que implica un crecimiento de 6000 Kg de microfibras cada año. 

Para Bain & Company uno de los obstáculos más importantes es el conocimiento limitado que actualmente tienen las compañías sobre el impacto real de sus operaciones en la contaminación con microplásticos, lo que se suma a una cadena de proveeduría fragmentada que dificulta la tarea de monitorear y garantizar estándares de contaminación.

“Si la industria textil desea abordar de manera efectiva esta problemática debe comprender mejor las emisiones de microfibras en cada etapa de fabricación, de la fibra, el hilo, el tejido y la prenda; desarrollar tecnologías de control de microfibras y codificar las mejores prácticas; y ampliar estas soluciones a los proveedores mediante una combinación de medidas reglamentarias y dirigidas por las marcas o los minoristas”, concluye Santamaría.

De acuerdo con Bain & Company adoptar estas medidas podría reducir hasta en un 90% las emisiones de microfibras previas al consumo si se logra trabajar de manera coordinada entre ONG, marcas, minoristas, proveedores, academia, gobiernos y consumidores.

 

Visto 363 veces Modificado por última vez en Jueves, 02 Septiembre 2021 14:14