notas especiales

Jueves, 12 Septiembre 2019 11:35

Maratón de Medellín para correr con vos Destacado

Maratón de Medellín para correr con vos Foto Doris Gómez B.

Fueron 14 kilómetros, 5 los países, y temor, kilómetros de temor los que acompañaron a la muchachada que corrió y recorrió las calles de la convulsionada ciudad de Medellín durante la primera Maratón de Las Flores, hoy Maratón de Medellín en 1996. “25 años llenos de historia”, como dice Gustavo Orozco, su director. Tres soñadores, de tres gomosos por las carreras, Santiago Olarte, Juan José Piedrahita y Gustavo Orozco, se le midieron a traer para la “loca ciudad”, una maratón al estilo de la de Londres, Boston, New York, que le abriera no solo la ventana de un evento de nivel internacional, sino la otra cara de la ciudad, la de la gente amable, emprendedora, trabajadora.

La historia dice, que la carrera de calle más importante de Colombia, nace en una época donde la ciudad bailaba y corría al ritmo de los “chicos malos”, dice también que nadie, absolutamente nadie, apostaba por un cambio, un renacer de la llamada capital industrial de Colombia que como camaleón se fue transformando social, cultural y económicamente.

La década de los 90 sigue con los líos de bala y poder cercando a la niña mimada. Pero aparecen los “otros”, los que buscan torcerle el cuello a la violencia a punta de arte, cultura y deporte. Los tres mosqueteros Santiago, Juan José y Gustavo, se dan a la tarea de organizar una prueba que genere noticias positivas para la ciudad y el país, y además crear la pasión y el amor por el running. ¿locura? seguro, cómo hacer una carrera en una ciudad descarriada, donde la autoridad, no la ejercía la autoridad, sino los muchachos del polvo y la bala. Ellos los gomosos de la vida y el deporte, le apostaron a eso, ¡a la vida y el deporte!

En 1995 arranca de manera oficial la Media Maratón de Medellín. Son 1.200 deportistas, que con el apoyo del zumbido de la avejita Conavi, dan inicio a la primera carrera de calle del país. Fueron 1.200 valientes que se le midieron a recorrer, conocer y reconocer la ciudad de calles empinadas, de casitas que como materas colgaban de las laderas y claro 1.200 espíritus que buscan vencer sus propios miedos, los retadores de los 14 kilómetros de pavimento.

A partir de 1996 se inició el recorrido de 21 kilómetros, al paso de los colombianos Herder Vásquez, con un tiempo de 1:03:40 y Estela Castro, con 1:14:26.

Los vientos de cambio llegan con el siglo XXI.  Medellín, como el ave Fénix, renace, ahora se reconoce y conoce, como la ciudad emprendedora, con nuevos retos, otros caminos y una nueva visión de ciudad. La Maratón sigue corriendo las calles de Medellín, con nuevos caminos, para el 2012, 700 deportistas se le miden a los 42 K, la recompensa, clasificación a la maratón de Boston. Y claro llega Expo Runners, la gran muestra comercial.

Ahora la MARATÓN, es un evento de ciudad, es quizá la mejor forma de vender la tierra de las flores. Es LA MARATÓN de las causas, es la que corre por los niños de la Guajira, o donar un par de tenis usados, o nuevos para entregar a la Casa del Migrante, la que en el 2017 recibió de parte de la Asociación Internacional de Maratones y Carreras a Distancia (Aims), el Premio Social Aims 2017. El galardón, que reconoce las carreras que trabajan en torno a alcanzar los “objetivos de desarrollo del milenio de las Naciones Unidas”. Es la MARATÓN que se corre con el corazón.

Muchas historias, muchas anécdotas, van y vienen en una prueba, que se ha corrido por las calles de Medellín, Envigado y Sabaneta. Hombres y mujeres que corren por una causa, por un amigo desaparecido, por el medio ambiente o simplemente para correr con vos. Aprendices de running, familias, amigos, gomosos del deporte, se le miden a los 42K, 21K, 10K o 5K, no importa que tan veloces como la liebre sean, que tan lentos como tortugas se vaya, lo único que importa es romper su record, disfrutar de la niña linda que es su ciudad. Y al final, llegar agotados, abrazados en combo de amigos, levantando los brazos al cruzar la meta, o casi arrastrando los pies, llorando ...porque al final TU META ES SER PARTE DE LA HISTORIA, la historia de una prueba, que nació con en la tierra perdida en el miedo, donde 1.200 gomosos iniciaron la hazaña, hoy 25 años después, 15.000 amigos de las carreras de calle, celebran la vida, el deporte, corriendo las calles de Medellín.

Visto 216 veces Modificado por última vez en Jueves, 12 Septiembre 2019 11:54