26 lineas

Jueves, 03 Octubre 2019 13:26

El civismo Destacado

El civismo Foto cortesía

La revolución francesa en 1789 y sus ideales – libertad, igualdad y fraternidad trajeron consigo la secularización del Estado: la transición de una sociedad regida por principios teológicos (cualquiera que sea la doctrina), a una sociedad laica. Algunos asocian la palabra secularización al alejamineto de la voluntad divina. Otros a la caracterización de procesos humanos que se viven por fuera de la esfera individual, como las conductas humanas que atraviesa las sociedades o naciones.

Es la secularización lo que dio origen al civismo. Aquellas pautas de comportamiento mínimas requeridas para vivir en una colectividad. Acciones que no están gobernadas por temor a una entidad superior; sino porque según el común acuerdo, tienden a un equilibrio positivo y duradero entre quienes entran en ese acuerdo.

De civismo no se ofrecen clases en el colegio o la universidad. No es materia que se enseñe en la academia. Es un asunto de educación familiar. Cada familia (unidad básica de la sociedad), educa a sus miembros en esas reglas de comportamiento que se admiten y demandan socialmente. Son esos principios familiares, los que definen más adelante, el comportamiento de la sociedad.

El civismo se traduce en idiosincrasia, ese comportamiento característico de un conjunto de personas ( el de una familias, barrio o país). Es así que el civismo define hábitos de conducción vehicular en las ciudades, y también conductas en sistemas de transporte masivo. Para ejemplificarlo, algunas ciudades se dan el lujo de contar con un civismo que alcanza para que haga fila ordenada para acceder al servicio. Otras, no cuentan con ese grado de conciencia colectiva para lograrlo. El mismo civismo ofrece esas bondades sociales para saludar en la calle a desconocidos por la simple cortesía de hacerlo, con el afecto positivo de que elimina prevenciones entre transeúntes. Ese simple saludo logra estrechar las relaciones entre extraños y al final, intercambios humanos, culturales e incluso comerciales.

El civismo (sinónimo de generosidad, piedad, humanidad y ultraísmo), da cuenta de una familia robusta y bien constituida, capaz de cumplir normas sociales para convivir.

En esta antesala al periodo de elecciones que se avecina, conviene de alguna manera discernir sobre el civismo de los candidatos que se postulan. Esa capacidad de vivir en colectivo. De entender las normas sociales que deben respetarse para garantizar el correcto funcionamiento de la ciudad. En este periodo de campañas, conviene dejar saber a quienes se postulan y advertir a los votantes, que los mejores candidatos son aquellos que defienden ideas que respetan un núcleo familiar robusto. Uno que defiende y deja en evidencia a su público objetivo, el civismo necesario para tener discusiones constructivas. Lo que los votantes buscan, son candidatos capaces de tener argumentaciones racionales y discusiones desapasionadas para resolver situaciones que resultarán en su beneficio.

En esta temporada, cabe recordar que la administración pública es una responsabilidad compartida y que las decisiones que de manera individual se toman, acarrean consecuencias de carácter colectivo.

Juan Manuel Alzate Vélez.... El Colombiano agosto 2019

Visto 282 veces Modificado por última vez en Jueves, 03 Octubre 2019 13:45